Escrito por Tendenzias

Acumulación de lactancia (Mastitis)

Acumulación de lactancia

Puede ocurrir que durante la lactancia la madre sufra de mastitis, que es una dolencia que obstruye los conductos de las glándulas mamarias y por ello éstas se inflaman al acumular una gran cantidad de leche. Si persiste puede ocasionar una infección por estafilococo y estreptococo (bacterias que se encuentran en la piel).

En cierta forma, esta inflamación es parte del proceso que prepara para la lactancia, por ello se debe tener en cuenta que  la mujer entre el 3er. y  5to. día  después del parto experimenta un agrandamiento de sus senos que se llenan de leche para poder así alimentar al bebé.

En un principio se produce el llamado calostro, que es un líquido amarillento y concentrado en nutrientes importante para el recién nacido pues le aporta beneficios a sus sistemas digestivo e inmunológico.

Si el bebé ingiere más cantidad de leche los senos producirán más, siendo una leche de mayor consistencia y de color blanco.

Todo esto es normal, pero si los senos llegan a encontrase tan llenos que se sienten duros, se presentará una inflamación que se irá extendiendo y llegará a las axilas. Puede haber dolor al  tacto y también fiebre, estando ante un cuadro de mastitis que le impedirá al bebé succionar la leche.

Cuando la leche no puede salir aumenta su cantidad en los senos y, si el problema no se resuelve de inmediato el organismo puede “tomar” este hecho como una señal para cortar la producción de leche.

Asimismo, muchas veces las bacterias que están en la piel llegan a introducirse a través de una grieta que se encuentra en los pezones, lo cual causará infección al tejido graso de los senos y esto dará lugar a la inflamación por fuera de los conductos mamarios y al comprimirlos ocasionará un dolor intenso.

Otras causas que pueden genera mastitis son: pasar largos períodos sin amamantar, saltarse una toma, sesión de lactancia muy corta, cansancio, estrés, alimentación insuficiente o inadecuada, depresión y producción de leche muy abundante que no se ha adaptado todavía a las necesidades del bebé.

La mastitis puede clasificarse en las siguientes categorías:

Aguda: La que ocurre en los primeros meses de la lactancia, por lo general afecta solamente a una mama

Crónica: Es el resultado de una forma aguda que no se curó de manera total y ocasiona la reaparición de episodios con dolor y malestar general, ésta puede afectar los dos senos.

Es indispensable concurrir al médico para confirmar el diagnóstico, por lo general será  recomendado reposo y vaciar las mamas, colocando primero compresas calientes y luego frías, drenar el seno dándole de mamar al bebé con la mayor frecuencia posible y seguir una dieta balanceada bebiendo abundante cantidad de líquidos.

Muchas veces es necesaria la toma de analgésicos y antiinflamatorios que serán siempre dados por el médico porque deben ser compatibles con la lactancia.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos