-    Escrito por loli

Circuncisión y sida

circuncision-21-ago-06.jpg

Un hombre con circuncisión tiene los mismos riesgos que uno que no se la haya practicado de contraer el VIH.

La circuncisión masculina no evita el contagio de VIH, lo que hace es que la piel del glande se vuelva un poco más resistente ante el roce y los factores ambientales, pero no evita el intercambio de fluidos en los que pudiera estar presente una infección, que no necesariamente es VIH. La única manera segura de protegerse contra el VIH es usando preservativos.

La semana pasada la ONU recomendó practicar la circuncisión a los hombres heterosexuales como medida para prevenir la infección, sin embargo, los especialistas opinan que con la circuncisión, al retirar el prepucio la piel del glande gana resistencia, pero no es una barrera protectora. Esa piel no está queratinizada y con la circuncisión se queratiniza, con lo cual queda más protegida.

La circuncisión es una medida efectiva que facilita la higiene de la zona. Si la piel está más sensible, la entrada del VIH es más fácil por decirlo de alguna manera. Está comprobado que es una medida de prevención, pero no es la solución.
La propuesta que presentaron la Organización de Naciones Unidas y el Programa Conjunto de Naciones Unidas sobre VIH/sida (Onusida) promueve, a partir de estudios científicos, que remover el prepucio del pene puede reducir en más de la mitad la vulnerabilidad masculina ante el virus que causa el sida. Esta propuesta aplicaría sólo para hombres heterosexuales, según el estudio divulgado por Onusida.