-    Escrito por sebastian

Depresión en la sociedad

depresion_van_gogh.jpg

Los trastornos de ánimo y la ansiedad son las enfermedades psíquicas más comunes y cada uno afecta incluso a un 10% de la población general en algún momento de su vida.

La depresión clínica se distingue de la pena, tristeza y desilusión normales y de la disforia o desmoralización que suele relacionarse con enfermedad médica. El padecimiento se diagnóstica, y a menudo se trata, de modo insuficiente. La depresión mayor se caracteriza por sensaciones de tristeza y desesperación intensas, lentificación de los procesos mentales y pérdida de la concentración, preocupación pesimista, falta de placer, auto-depreciación, y agitación variable u hostilidad.

También ocurren cambios físicos particularmente en sujetos con depresión grave, vital o “melancólica”. Estos incluyen insomnio o hipersomnia; alteraciones de los modelos del consumo de alimentos, con anorexia y pérdida de peso o a veces consumo excesivo de comida; decremento de la energía y de la libido, y alteración de los ritmos de actividad, teperatura corporal y muchas funciones endocrinas.

Incluso 10 a 15% de personas con grave depresión clínica y 25% de los que tienen un trastorno bipolar presentan conducta suicida en algún momento de su vida. Los individuos con depresión por lo común mejoran con los antidepresivos o en caso de personas resistentes al tratamiento o con la forma grave lo harán a la terapia electro-convulsiva; este método sigue siendo la modalidad más rápida y eficaz contra la depresión aguda y profunda, y a veces salva la vida en individuos que recurren al suicidio de manera contumaz.