Escrito por Tendenzias

Faringitis crónica: síntomas y tratamiento

¿Te duele la garganta? ¿Tienes necesidad de carraspear con frecuencia o la sensación de que tu garganta está siempre seca? Si estos síntomas los estás arrastrando desde hace tiempo y no terminas de curarte, quizás se deba a que estás sufriendo de faringitis crónica.

Una faringitis aguda mal curada y repetida en el tiempo puede provocar esta condición y que la enfermedad se vuelva crónica. Aunque también existen otras causas.

Especialmente las personas que utilizan mucho su voz, como los profesores, cantantes o locutores deben extremar los cuidados en su garganta. El tabaco y las bebidas alcohólicas, una vez más, contribuyen a agravar los problemas e incluso pueden ser los causantes de la aparición de la faringitis crónica.

Existen remedios caseros que nos vendrán muy bien para aliviar las molestias de una faringitis crónica y cuidar nuestra garganta.

A continuación, te descubrimos más acerca de esta enfermedad, sus síntomas y te daremos algunos remedios muy efectivos para que los tengas siempre a mano.

Qué es la faringitis crónica

La faringitis crónica es la inflamación y la irritación de la mucosa faríngea con carácter crónico.  A diferencia de lo que sucede en la faringitis aguda, en la faringitis crónica no hay infección, sin embargo, el padecimiento de infecciones frecuentes o la mala curación de estas, sí tiene como consecuencia que la mucosa de la garganta se irrite.  Mientras que en una faringitis aguda los síntomas desaparecen al cabo de una semana, en la crónica las molestias no se van o, si lo hacen, regresan de nuevo.

Las personas fumadoras o que toman mucho alcohol también pueden sufrir irritación e inflamación en su garganta. Y lo mismo sucede con aquellas otras que tienen que forzar mucho su voz, como es el caso de cantantes, profesores o locutores, entre otros, que se pasan el día elevando su voz y sometiendo sus gargantas a esfuerzos. Este tipo de personas están expuestas a sufrir de faringitis crónica.

En ocasiones, la faringitis crónica aparece como consecuencia de un sistema inmune debilitado. Por eso, es importante acudir al médico y averiguar cuáles son las causas de nuestras molestias en la garganta, sobre todo, cuando estas molestias no terminan de curarse o reaparecen una y otra vez, ya que podrían ser manifestaciones de otra enfermedad subyacente.

Determinados tipos de alergias, así como enfermedades de tipo endocrino, como la avitaminosis y el hipotiroidismo, también se esconden tras una faringitis que se ha hecho crónica.

El estrés también puede estar detrás de estas dolencias en la garganta y manifestarse con síntomas muy similares a los de una faringitis crónica. Además, las personas con ansiedad suelen tener las defensas bajas. Aparte de que la tensión propia de los estados ansiosos también afecta a los músculos de la garganta.

Por otro lado, las condiciones ambientales también pueden provocar la aparición o empeoramiento de faringitis, como pueden ser la exposición a ambientes secos y húmedos, al polvo, al humo, a corrientes de aire o a determinados agentes y sustancias químicas.

Síntomas de la faringitis crónica

Los síntomas más habituales que manifestará una faringitis crónica son un dolor punzante en la garganta, la necesidad de carraspear como si quisiéramos expulsar algo que tuviéramos atorado en la garganta y sensación de tener la garganta seca. Muchas veces, se acompañará de la expulsión de flemas.

La garganta con faringitis crónica también puede verse enrojecida e hinchada. A veces hay otros síntomas como la tos persistente, ronquera, fiebre y secreción nasal.

Por otro lado, hay que saber también que existen tres tipos de faringitis crónica diferentes. En la faringitis crónica simple, no hay fiebre ni la persona se siente mal, aunque sí se dan los síntomas antes descritos. Pueden darse molestias en las cervicales. En el segundo tipo de faringitis crónica, que es la hiperplásica o granulosa, hay bastante secreción e incluso a veces hay náuseas y vómitos.   Mientras que en la faringitis atrófica, puede darse hemorragia y ahogo.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Tratamiento para la faringitis crónica: remedios caseros

Vivir con faringitis crónica no es nada agradable. Pero hay remedios caseros que pueden ayudarnos a aliviar sus síntomas. Algunos de estos remedios son muy antiguos, mientras que otros forman parte de las más recientes terapias alternativas como es el caso de la dieta alcalina. Este tipo de terapias reúne conceptos y conocimientos que se conocen desde hace años, pero cuya importancia y eficacia están siendo reconocidas por la ciencia en la actualidad.

Uno de estos remedios tradicionales para aliviar la irritación de garganta que provoca la faringitis crónica es dormir junto a media cebolla cruda. Esto ayudará a despejar las vías respiratorias. Es conveniente hacerlo a los primeros síntomas, antes incluso de que aparezca la mucosidad.

Aunque parece cosa de magia, el agua solarizada también es un remedio muy antiguo que da buenos resultados para desinflamar la garganta. Se prepara colocando agua en una jarra o botella de color azul y dejándola al sol durante unas dos horas. Bebida entre comidas a lo largo del día, desinflama la mucosa faríngea.

Por otro lado, podemos aliviar el calor en la garganta colocando emplastos de mostaza. Si se mezcla con semillas de lino es más efectivo. Darse baños de agua caliente con bicarbonato en los pies también ayuda a desinflamar la garganta aliviando la faringitis crónica.

En cuanto a la dieta, hay defensores de seguir una dieta alcalina para combatir las enfermedades. Esta dieta consiste en comer alimentos alcalinos como frutas, especialmente cítricos, verduras cocinadas, legumbres, cereales integrales, frutos secos crudos y sin sal, semillas, ajo y cebolla. Hay que evitar, sin embargo, los alimentos que acidifican como son las carnes,  los lácteos, las harinas y el azúcar blanco.

Siguiendo una dieta alcalina para aliviar la faringitis crónica puedes aprovechar las propiedades de los siguientes alimentos:

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);
  • Jengibre
  • Limón.
  • Miel.
  • Regaliz.
  • Malva.
  • Llantén.
  • Propóleo.
  • Agrimonia.

Para finalizar, puedes recurrir a la reflexología, la cual afirma que agarrando la lengua con un paño limpio y estirándola suavemente hacia fuera mientras la mueves de un lado a otro, ayudas a desinflamar la garganta cuando tienes faringitis crónica.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos