Escrito por Tendenzias

La inseminación artificial como alternativa

Cuando los intentos por lograr un embarazo han sido infructuosos es muy probable que tu médico te aconseje considerar la inseminación artificial. En el campo de la maternidad y la fertilidad es una de prácticas más probadas.

Inseminación
Imagen: irema.org

Dicho procedimiento consiste en utilizar una pipeta que contenga esperma y colocarlo en el útero de la mujer durante el período ovulatorio. En este punto debemos distinguir dos tipos de inseminación de acuerdo a quien sea el portador del esperma.

Puede serlo la pareja de la mujer, si la esterilidad es ocasionada por un problema en el moco cervical de la mujer o por la impotencia de su compañero. Se requerirá la colaboración de un donante anónimo en caso de que la pareja de la mujer padezca una patología transmisible genéticamente o no posea espermatozoides.

Este método de concepción se aconseja a mujeres menores de 43 años, se desarrolla siguiendo una reglamentación específica y persiguiendo únicamente la llegada de un hijo.

La pareja deberá atravesar entrevistas con facultativos quienes los pondrán en conocimiento de los aspectos reglamentarios y técnicos del proceso. Una vez que esto haya ocurrido la pareja deberá someterse a pruebas médicas para ultimar los detalles.

En caso de que deba recurrirse a un donante, deberá ser menor a 50 años, no tener más de seis hijos y poseer una buena salud física y mental. Se le realizarán pruebas de diagnóstico antes y después de la inseminación.

El momento de la inseminación es elegido por el médico que puede decidir realizarla durante un ciclo espontáneo de la mujer o por el contrario estimulándola mediante el uso de hormonas (lo que puede originar embarazos múltiples).

El esperma a utilizar puede ser fresco o congelado y se utilizará éste último cuando la recogida no pueda llevarse a cabo el mismo día de la inseminación.
Al día siguiente de la ovulación se produce la inseminación, introduciendo en el útero el esperma seleccionado.

Esta técnica es indolora y la mujer debe mantenerse inmóvil durante quince minutos pudiendo entonces reintegrarse a su vida normal. El procedimiento ha sido exitoso si dentro de los 18 días no aparece la menstruación.

En España la Seguridad Social sólo cubre este procedimiento en casos de esterilidad comprobados. De todos modos la cobertura es parcial y varía de acuerdo al problema de cada pareja.