Escrito por Tendenzias

Orfidal: para qué sirve y efectos secundarios

Hasta hace unos años el fármaco más vendido era la aspirina, pero en la actualidad es otro bien distinto, el orfidal, el fármaco que se está convirtiendo en un indispensable en nuestro botiquín. No es ningún novedad que el estrés se ha instalado en nuestras vidas y, debido al ritmo que la sociedad nos impone, parece complicado que vayamos a poder librarnos de él. Por eso, cada vez más personas están recurriendo a fármacos que las ayudan a calmar sus estados ansiosos.

También te puede interesar:

A continuación vamos a explicarte qué es el orfidal y para qué sirve, además, es importante que conozcas sus efectos secundarios y cómo tomarlo para conciliar el sueño y controlar la ansiedad.

Qué es y para qué sirve el orfidal

El orfidal es el tranquilizante y ansiolítico más consumido a nivel mundial. En su composición química se encuentra el lorazepam,  y suele venderse en cajas de 25 o 50 comprimidos, los cuales contienen un miligramo de lorazepam.

El orfidal sirve para tratar problemas de ansiedad, nervios o insomnio, es decir, todos aquellos trastornos tan comunes que se presentan especialmente cuando estamos sufriendo una situación de estrés.

El orfidal o lorazepam controla la ansiedad y nos relaja sin interferir en nuestras actividades normales y cotidianas, por esta razón es uno de los ansiolíticos más recomendados. Además, suele recetarse también como complemento para personas que están recibiendo tratamiento por depresión, ya sea un tratamiento terapéutico o con psicofármacos.

No obstante, el orfidal es un medicamento fuerte, y por esto también está indicado para enfermos que sufren de epilepsia o para aquellas personas que están pasando por un síndrome de abstinencia tras dejar el alcohol.

Efectos secundarios del orfidal

Como hemos dicho antes, el orfidal es un medicamento fuerte y, que sea uno de los más vendidos no significa que su consumo sea seguro. Todos los medicamentos tienen efectos secundarios y riesgos para la salud de las personas y el orfidal no podía ser una excepción, máxime cuando se trata de un tranquilizante que es recetado con efectos somníferos.

El consumo de orfidal puede provocarnos un grado de somnolencia bastante alto. Por eso, hay que tomarlo justo antes de ir a dormir y nunca consumirlo durante el día o si tenemos que realizar alguna actividad. Por supuesto, nunca tomaremos orfidal si tenemos que conducir o llevar a cabo alguna acción que entrañe algún tipo de peligro, porque el medicamento nos dejará debilitados y somnolientos.

Aparte de estos efectos normales del tranquilizante, el orfidal puede provocarnos otros tipos de efectos no deseados, como pueden ser la fatiga, debilidad muscular e incluso visión borrosa. En ocasiones podemos experimentar una bajad de tensión, hinchazones en la piel y problemas cardíacos. E incluso aunque parezca contradictorio, el orfidal pueda darnos un poco de ansiedad.

Un tema que nos preocupa en relación a los ansiolíticos es el relacionado con la sexualidad. El consumo de psicofármacos puede alterar la capacidad sexual. El orfidal también podría afectar nuestra potencia sexual, aunque es un problema poco frecuente y que aparece, sobre todo, en personas que llevan mucho tiempo tomándolo o que hacen un consumo abusivo del mismo.

Orfidal para dormir y para la ansiedad

Dormir es un placer pero también puede convertirse en una tortura cuando no logramos conciliar el sueño y el cansancio nos impide llevar un ritmo de vida normal. El insomnio puede causar verdaderos estragos en la salud física y psíquica de las personas, pudiendo incluso llegar a provocar cambios negativos en nuestra personalidad.

No es extraño que, cuando por circunstancias ajenas a nuestra voluntad, no somos capaces de caer rendidos en los brazos de Morfeo, salgamos en busca de remedios que nos ayuden a relajarnos y a dormir. Uno de los métodos más socorridos cuando otros remedios naturales han fallado, es el consumo de somníferos, como el orfidal.

Si es tu caso, y el médico te ha recetado orfidal, debes tomarlo siguiendo las indicaciones de tu doctor. Normalmente, el consumo de orfidal suele ser de medio comprimido de un miligramo de lorazepam, entre dos y tres veces al día. La dosis se puede ampliar  a un comprimido entero, con un límite máximo de tres miligramos diarios.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Puedes tomar el orfidal con las comidas o fuera de ella, acompañado de un vaso de agua o algo de líquido, pero nunca junto con bebidas alcohólicas.

La dosis de orfidal tendrás que ir disminuyéndola poco a poco, ya que interrumpir el tratamiento de golpe puede ser perjudicial. El orfidal para dormir y para la ansiedad ha de tomarse de manera controlada.

Si eres alérgico al lorazepam, tienes problemas respiratorios o de hígado, nunca tomes orfidal. Tampoco lo hagas si sufres apnea obstructiva del sueño, o si estás embarazada. En el caso de las embarazadas, será tu médico quien te indique si puedes o no debes tomarlo y en qué dosis.

Si tienes problemas para dormir o sufres de ansiedad, recuerda también la importancia de llevar una vida saludable, seguir unas pautas de sueño adecuada, una alimentación equilibrada y reservar un tiempo en el día para dedicarte a actividades que te gusten, te relajen y te llenen de ilusión.

Practicar yoga o acudir a terapias que te ayuden a controlar el estrés, podría ser de gran ayuda para ti, para que no necesites recurrir a los medicamentos con frecuencia.

¿Se puede conseguir orfidal sin receta?

Para adquirir orfidal en las farmacias se necesita receta. No olvidemos que es un medicamento que hay que tomar de manera controlada, y que además, el tratamiento con orfidal es personalizado, porque no todo el mundo necesita las mismas cantidades.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Por otro lado, este psicofármaco puede producir efectos secundarios de importancia que conviene controlar, especialmente, si se sufre de alguna patología o se consume junto con otros medicamentos.
Además, el orfidal puede crear adicción. Por eso, se recomienda utilizarlo exclusivamente en caso necesario. Por otro lado, el orfidal es un medicamento que necesita control no solo para tomarlo, sino también para su deshabituación, pues hay que dejarlo poco a poco. Si lo abandonas de repente, puede tener efectos negativos en tu salud.