Escrito por Tendenzias

Predisposición hereditaria al cáncer

 celula-cancerosa.jpg

La demostración de que el cáncer es esencialmente una enfermedad genética  constituye uno de los avances más recientes de la oncología.

Si se observan al microscopio óptico y al ME un determinado tipo de células normales, por ejemplo fibroblastos, y se los compara con fibroblastos tumorales, se pueden ver diferencias en su aspecto: difieren en su forma, tamaño, el patrón de crecimiento. Estas diferencias fenotípicas reflejan fundamentalmente cambios genéticos o mutaciones.

Las mutaciones consisten en cambios en la secuencia de ADN, que pueden tener un efecto patológico y generar una enfermedad, por ejemplo el cáncer.

Si bien en el desarrollo del cáncer también intervienen cambios epigenéticos, los cambios genéticos son los fundamentales.

Las mutaciones pueden ser adquiridas de forma espontánea – por errores en la replicación del ADN – o inducidas por influencias carcinogenéticas: químicas, físicas, etc.

Existen 3 grupos de genes asociados con la predisposición a desarrollar cáncer cuando sufren determinadas mutaciones:

·       genes supresores de tumores

·       oncogenes

·       genes vinculados a la reparación de ADN

Los genes supresores de tumores y los oncogenes son genes normales, indispensables para el control de procesos tales como el crecimiento y la división celular. Cuando estos genes mutan y estas mutaciones determinan cambios en su actividad, ocurre el proceso de transformación neoplásica, benigna o maligna.  Se asocian a cambios en la regulación del crecimiento, de la división celular, y de otros cambios que puede sufrir la célula maligna, como por ejemplo la capacidad de invadir y dar metástasis a distancia.

Por otro lado, los  genes de la reparación de ADN están vinculados a la detección y reparación de daños genéticos, y por lo tanto al mantenimiento de la integridad del genoma. Contribuyen indirectamente al desarrollo de cáncer, ya que al inactivarse se favorece la acumulación de mutaciones en los otros tipos de genes: oncogenes y supresores.