Recetas caseras para dormir bien

Una taza de leche tibia, un de manzanilla. ¿Quién no siguió alguna vez los consejos cuando no podía dormir?

te-de-manzanilla
Imagen: vitadelia

Científicos han encontrado una explicación a estas recetas caseras que nunca fallan. Es que ciertamente existen algunos componentes presentes en determinados alimentos que provocan efectos relajantes sobre el organismo.

Aquí va una pequeña lista de alimentos que ayudan a nuestro organismo a descansar:

Almendras: alto contenido en magnesio. Relaja la musculatura.

Avena: prepara una taza de leche caliente, miel y avena y luego la almohada.
Patatas: un rico puré de patas con leche, disminuye la acidez de estomago ya que permite que el triptófano actúe de mejor manera.

Semillas de aceite de linaza: el omega 3 que contienen las semillas de linaza nos ayudan a relajarnos. Prepara un plato de cereal por la noche con leche tibia y agrégale una abundante cantidad de estas semillas.

Plátanos: por algo se le dice “la fruta de los deportistas”. Posee altas cantidades de magnesio lo que evita la aparición de calambres.

Té de manzanilla: prepara un té de manzanilla y caléndula. Es una de las infusiones más conocidas por sus efectos relajantes. Además la manzanilla mejora la circulación y es buena para las afecciones de la piel, relaja cuerpo y mente.

Leche tibia: un tazón de leche tibia con miel es sin dudas el mejor remedio. Puede no gustarte el sabor de las hierbas y no acceder a tomar un té de manzanilla, pero no hay quien se resista a un poco de leche tibia. Además de ser sedante, la leche tiene efectos antiácidos, es óptima para los huesos y muy reconfortante. Una taza de leche tibia antes de dormir asegura un sueño placentero.

Miel: existe una hormona excitante que es la encargada de mantener el organismo alerta. Esta hormona, la orexina se ve disminuida con el consumo de miel.

Si intentas con todas estas recetas y aun así no logras un sueño placido, no quedará más remedio que consultar a un experto.