Escrito por Tendenzias

Transaminasas altas: causas y tratamiento

Tener las transaminasas altas es una condición muy común, que por sí sola no entraña graves riesgos para la salud, pero que podrían estar indicándonos que existe un daño en nuestro hígado. Estas sustancias son enzimas hepáticas que cuando aparecen en niveles superiores a los normales puede estar manifestando la existencia de enfermedades graves como, por ejemplo, la hepatitis viral, lesiones en el hígado o toxicidad.

También te puede interesar:

A continuación vamos a ver cuáles son los valores normales de transaminasas en sangre, cuáles son las posibles causas de las transaminasas altas, las consecuencias que puede tener este aumento y qué tratamientos hay para ello. Además, explicaremos qué importancia tiene la dieta para cuidar nuestro hígado.

Transaminasas altas: cuáles son los valores normales

Los valores normales de transaminasas en sangre son de entre 0 y 37 U/L los valores normales GOT-ALT; entre 0 y 41 U/L los valores normales GPT-AST; y entre 11 y 50 U/L los valores normales GGT.  Las ALT y las AST, alaninas transaminasas y aspartato transaminasa, se aplican como marcadores para evaluar la posibilidad de daños hepáticos.

La mayoría de las personas tenemos las transaminasas altas y ni siquiera lo sabemos, pues a menudo no tenemos ningún síntoma, y solamente lo descubrimos de manera accidental cuando nos sometemos a un análisis de sangre o una revisión médica de rutina.

Causas de las transaminasas altas

La presencia de transaminasas altas puede ser debida a daños en el hígado, pero esta no es la única causa. Hay otros factores que pueden hacer que los valores de transaminasas salgan aumentados. Por ejemplo, el consumo de medicamentos o la ingesta abusiva de alcohol u otros tóxicos. E incluso deberse a fallos en otros órganos del cuerpo, como el corazón o los pulmones. Aquí te detallamos todas las posibles causas de las transaminasas altas:

  • Hepatitis.
  • Hígado graso.
  • Cirrosis.
  • Tumor hepático.
  • Falta de riego sanguíneo en el hígado.
  • Páncreas inflamado.
  • Exceso de hierro.
  • Mononucleosis.
  • Enfermedades musculares.
  • Ataque al corazón, infarto de miocardio o insuficiencia cardíaca.
  • Bloqueo de la bilis o colestasis.
  • Enfermedades pulmonares.

Otras enfermedades como la diabetes también pueden dar lugar a un aumento en los valores de las transaminasas.

Síntomas de las transaminasas altas

Muchas veces las transaminasas altas no tiene síntomas, sin embargo, por esta razón, conviene acudir al médico de manera periódica y someterse a una revisión médica rutinaria cada año, con el fin de prevenir enfermedades y diagnosticar a tiempo posibles alteraciones en nuestro organismo, controlando que todo funcione correctamente.

En los casos que existe daño hepático agudo, como la cirrosis o la hepatitis, pueden darse síntomas más notables, como un malestar y cansancio extremo y molestias en la zona del hígado. Quizá son comunes las molestias digestivas, sobre todo por el aumento de la bilis, aunque son síntomas poco alarmantes que, sin embargo, siempre hay que vigilar las trasaminasas altas.

Consecuencias de las transaminasas altas

La elevación del índice de transaminasas no es una enfermedad, sino una manifestación de una posible enfermedad. Por eso, el hecho de tener las transaminasas altas no va tiene por qué acarrear consecuencias en nuestra salud. La pregunta qué tendríamos que hacernos es ¿por qué mis transaminasas están aumentadas?

Puede que algo no esté funcionando bien en nuestro cuerpo, por ejemplo, nuestro hígado, nuestro páncreas, nuestro corazón, nuestros pulmones o nuestro sistema endocrino. Tal vez estemos sufriendo una diabetes, tengamos el hígado graso o estemos consumiendo alguna sustancia que nos está intoxicando. En cualquier caso, hay que averiguar la causa del por qué están las transaminasas altas  y ponerle remedio.

Tratamiento para las transaminasas altas: dieta

Para bajar los niveles de transaminasas existen dietas, aunque es fundamental atender no sólo al síntoma, sino a la causa. Si tus transaminasas están altas, lo primero que tienes que hacer, además de averiguar el porqué de este aumento, es depurar tu hígado. Limpiar el hígado siempre nos vendrá bien. De hecho, sería bueno que todas las personas hiciéramos al menos una vez al año una dieta depurativa.

Depurar el hígado contribuirá positivamente a su funcionamiento, haciendo que además el organismo se libere de toxinas. Los beneficios de una dieta depurativa se notan en nuestro funcionamiento interno y en nuestro aspecto físico. Incluso es posible perder peso, depurando nuestro hígado, y lucir una piel más luminosa. Además, un hígado limpio mejora nuestra digestión.

Esta dieta se realiza básicamente bebiendo mucha agua y tomando infusiones de plantas como el diente de león o el cardo mariano, mucha fruta, té verde y alcachofa. El diente de león, el cardo mariano y la alcachofa puedes encontrarlos en cápsulas e incluso en gotas, como suplemento alimenticios. Ayudarán a bajar las transaminasas altas.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Otros suplementos nutricionales bastante buenos para cuando se tienen las transaminasas altas son el polen, las algas marinas, la levadura de cerveza y la jalea real. Asimismo la fitoterapia con boldo y rábano negro también suele dar resultados.

La oligoterapia o consumo de minerales es otra terapia alternativa eficaz para bajar las transaminasas. En este caso, combinando oligoelementos como el cobre, el oro y la plata, siempre en dosis ínfimas.

En caso de transaminasas altas, debes evitar el consumo de alcohol, el café y las comidas grasas. El zumo de naranja y la leche de vaca también han demostrado ser alimentos que empeoran las molestias en personas que tienen las transaminasas altas.

Por otro lado, las personas con transaminasas altas tienen que alimentarse bien. Es posible que vean reducido su apetito, sin embargo, necesitan comer, varias veces al día en pequeñas cantidades. Es fundamental beber mucha agua y adoptar hábitos de vida saludables, evitando el estrés. Si bien la actividad física es buena, las personas que tienen un aumento en las transaminasas, deben evitar los ejercicios intensos.
Aparte de todo esto, será nuestro médico quien decida qué tratamiento farmacológico es el adecuado para nosotros. El especialista podrá prescribirnos diuréticos, medicamentos antivirales o antibióticos, según los casos. Es muy importante que vayamos al médico y controlemos nuestra salud, evitando tener niveles de transaminasas altas.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos