Escrito por

Alteraciones de la voz

 ronquera.jpg

Las anomalías de la voz se dividen en dos grandes grupos etiológicos: orgánicas y funcionales. La barrera entra ambos a menudo es difícil de establecer y lo habitual es hallarlos mezclados en la práctica diaria. Una mala utilización de la voz conlleva la aparición de alteraciones estructurales, mientras que las alteraciones morfológicas originarán trastornos en los mecanismos de la emisión de la voz.
Desde el punto de vista clínico, las alteraciones de la voz se pueden clasificar en tres grandes grupos: alteraciones del tono, alteraciones del timbre y alteraciones de la intensidad de la voz.

1. Habitualmente, la falta de intensidad de la voz (voz apagada) está en relación con trastornos de tipo respiratorio y/o neurológico que originan una disminución de la velocidad y volumen del aire espirado.

2. Los trastornos del tono de la voz se derivan de cambios de la resonancia por modificaciones estructurales de la vía aérea superior. La voz hipernasal está presente cuando existe una incompetencia del cierre del velo faríngeo, produciéndose un escape de aire hacia la fosa nasal. Es la voz característica de los pacientes que presentan un paladar hendido y puede ocurrir de forma temporal durante el postoperatorio tras una amigdalectomía. La voz hiponasal es el tipo de voz característica que aparece en una obstrucción nasal. La voz gangosa (hot potato) es la que aparece en las lesiones ocupantes de espacio en la faringe.

3. Las alteraciones del timbre de la voz son aquellas que se originan en la estructura causante de la formación de los sonidos, es decir, la laringe; a estos cambios de la frecuencia de la voz los denominamos disfonías.

Las disfonías agudas son habitualmente debidas a laringitis, bacterianas o víricas, que aparecen en el curso de infecciones del tracto respiratorio superior, o a procesos inflamatorios originados en una mala utilización de la voz; su tratamiento se basa en el reposo de la voz, la humidificación local con la aplicación de inhalaciones y la administración de AINE.

Las disfonías que persisten más de 10 días deben tener un seguimiento específico. En estos casos es absolutamente indispensable efectuar una exploración laríngea, ya que normalmente son debidas a lesiones que asientan en las cuerdas vocales o en las falsas cuerdas (bandas ventriculares). La misma actitud hay que seguir con la denominada voz gangosa (hot potato).