Escrito por

¿Que es el asma? Causas, sintomas y tratamiento

Asma es el nombre con el cual se conoce a una enfermedad crónica del sistema respiratorio que se caracteriza fundamentalmente porque la persona afectada presenta dificultades para respirar. A continuación, os hablamos sobre ¿Qué es el asma? Causas, síntomas y tratamiento.

¿Que es el asma?

El asma es una patología que afecta a los bronquios. Las personas asmáticas son propensas a tener infecciones en sus vías respiratorias, es decir, a que éstas se les inflamen y produzcan una gran cantidad de mucosa. Por otro lado, cabe destacar que los individuos que sufren de asma son realmente sensibles a determinadas situaciones (ejercicio físico, polvo, humo de cigarrillos, etcétera), lo que hace que los músculos que recubren sus vías respiratorias se contraigan y se pongan tensos.

Esta condición sumada a la infección de las vías respiratorias hace que las mismas se estrechen de tal manera que el correcto paso de aire por el cuerpo se ve dificultado.

Aunque el asma se caracteriza principalmente por ser una enfermedad en la que la persona que la sufre tiene dificultad para respirar, tenemos que decir que existen distintos tipos de asma.

Tipos de asma

Los muchos desencadenantes potenciales del asma explican en gran medida las diferentes formas en que puede presentarse el asma. En la mayoría de los casos, la enfermedad comienza en la primera infancia de 2 a 6 años de edad. En este grupo de edad, la causa del asma a menudo está relacionada con la exposición a los alérgenos, como los ácaros del polvo, el humo del tabaco y las infecciones respiratorias virales. En niños muy pequeños, menores de 2 años, el asma puede ser difícil de diagnosticar con certeza. Las sibilancias a esta edad a menudo siguen a una infección viral y pueden desaparecer más tarde, sin que ello provoque asma. El asma, sin embargo, puede desarrollarse nuevamente en la edad adulta. El asma de aparición en adultos se presenta con más frecuencia en las mujeres, en su mayoría de mediana edad, y con frecuencia sigue a una infección del tracto respiratorio. Los desencadenantes en este grupo son generalmente de naturaleza no alérgica.

Por ello podemos decir que existirían principalmente dos tipos de asma, el alérgico (extrínseco) y el no alérgica (intrínseco).  Una mejor comprensión de la naturaleza del asma puede ayudar a explicar las diferencias entre ellos. El asma extrínseco o alérgico es más común y generalmente se desarrolla en la infancia. Aproximadamente el 70% -80% de los niños con asma también tienen alergias documentadas. Típicamente, se da tras un historial familiar de alergias. Además, otras afecciones alérgicas, como alergias nasales o eczema, también suelen estar presentes. El asma alérgica a menudo entra en remisión en la edad adulta temprana. Sin embargo, en muchos casos, el asma reaparece más tarde.

El asma intrínseco representa una pequeña cantidad de todos los casos. Por lo general, se desarrolla después de los 30 años y no suele asociarse con alergias. Las mujeres se ven afectadas con mayor frecuencia y muchos casos parecen seguir una infección del tracto respiratorio. La obesidad también parece ser un factor de riesgo para este tipo de asma. El asma intrínseco puede ser difícil de tratar y los síntomas suelen ser crónicos y durante todo el año.

Las causas del asma

Las causas fundamentales del asma no se conocen completamente. Los factores de riesgo más fuertes para desarrollar asma son una combinación de predisposición genética con exposición ambiental a sustancias y partículas inhaladas que pueden provocar reacciones alérgicas o irritar las vías respiratorias, como:

Publicidad
  • alérgenos de interiores (por ejemplo, ácaros del polvo doméstico en la ropa de cama, alfombras y peluches, contaminación y caspa de mascotas)
  • alérgenos al aire libre (como polen y mohos)
  • humo de tabaco
  • químicos irritantes en el trabajo
  • la contaminación del aire

Otros factores desencadenantes pueden incluir aire frío, excitación emocional extrema, como ira o miedo, y ejercicio físico. Incluso ciertos medicamentos pueden desencadenar el asma, como la aspirina y otros medicamentos antiinflamatorios no esteroides, y bloqueadores beta (que se usan para tratar la presión arterial alta, afecciones cardíacas y migraña).

Los síntomas del asma

Los síntomas clásicos del asma son dificultad para respirar, tos (a menudo peor en la noche) y sibilancias (silbidos agudos producidos por el flujo de aire turbulento a través de las vías respiratorias estrechas, generalmente con exhalación ). Muchos pacientes también reportan opresión en el pecho. Es importante tener en cuenta que estos síntomas son episódicos, y las personas con asma pueden pasar largos períodos de tiempo sin ningún síntoma.

Los desencadenantes comunes de los síntomas asmáticos incluyen la exposición a alérgenos (mascotas, ácaros del polvo, cucarachas, mohos y pólenes), ejercicio e infecciones virales. El consumo de tabaco o la exposición al humo de segunda mano complica el manejo del asma.

Muchos de los síntomas y signos del asma son inespecíficos y también se pueden observar en otras afecciones. Los síntomas que pueden sugerir afecciones distintas al asma incluyen la aparición de nuevos síntomas en la edad avanzada, la presencia de síntomas asociados (como molestias en el pecho, mareos , palpitaciones y fatiga ) y la falta de respuesta a los medicamentos apropiados para el asma .

El examen físico en el asma suele ser completamente normal. De vez en cuando, sibilancias está presente. En una exacerbación del asma, la frecuencia respiratoria aumenta, la frecuencia cardíaca aumenta y el trabajo respiratorio aumenta. Las personas a menudo requieren músculos accesorios para respirar, y los sonidos respiratorios pueden disminuir. Es importante tener en cuenta que el nivel de oxígeno en la sangre típicamente permanece bastante normal incluso en medio de una exacerbación significativa del asma. Por lo tanto, un nivel bajo de oxígeno en la sangre es preocupante para la insuficiencia respiratoria inminente.

Tratamiento contra el asma

Dado que el asma es una enfermedad crónica, el tratamiento continúa durante mucho tiempo. Algunas personas tienen que permanecer en tratamiento por el resto de sus vidas. La mejor manera de mejorar su condición y vivir su vida en sus términos es aprender todo lo que pueda sobre su asma y lo que puede hacer para mejorarlo. Entre los tratamientos a seguir tenemos dos tipos de medicamentos:

Publicidad

Tratamiento controlador

Los controladores , también llamados “preventores”, reducen la inflamación en las vías respiratorias de modo que deben tomarse todos los días. Sabrás que el medicamento de control está funcionando porque, con el tiempo, tendrás cada vez menos síntomas. Cuando tu asma esté totalmente controlado y no tenga síntomas, no dejes de tomarlos. Si lo hacse, la inflamación de las vías respiratorias puede volver.

Tratamiento calmante

Los aliviadores alivian los síntomas rápidamente. Si tu síntoma es tos, sibilancias, opresión en el pecho o dificultad para respirar, usa un medicamento calmante para reducir los síntomas. Los calmantes son solo una solución a corto plazo para tu problema respiratorio, ya que tratan la broncoconstricción o el endurecimiento de las vías respiratorias, pero no tratan la inflamación subyacente de las vías respiratorias. Monitorea la frecuencia con la que usas tu calmante, ya que el uso incrementado con el tiempo indica que tu asma está empeorando. Informa a tu médico o consulta su plan de acción para el asma si comienzas a usar más tu medicamento de alivio.

Artículo de interés:

Lo más interesante
Publicidad
Top 6
artículos
Síguenos