Escrito por

Aspectos generales sobre medicación anticoagulante

anticoagulantes.jpg

Es la más eficaz para prevenir la trombosis venosa y la embolia. Actúa potenciando los inhibidores fisiológicos de la coagulación (heparina) o reduciendo la síntesis de los factores de vitamina K dependientes (anticoagulantes orales).

La heparina potencia principalmente la acción de la antitrombina III. Es el fármaco anticoagulante de elección en la fase aguda de la enfermedad tromboembólica, en forma de heparina no fraccionada o con heparinas de bajo peso molecular.

El tratamiento con heparina sódica se controla mediante el tiempo de tromboplastina parcial activada y se expresa mediante la razón paciente/control manteniéndose entre 2,0 y 3,0. Los anticoagulantes orales se administrarán inicialmente junto a la heparina hasta alcanzar el nivel terapéutico deseado, y es el tratamiento de elección a largo plazo. Los más utilizados en España son: el acenocumarol y, actualmente, la warfarina sódica. Su efecto se obtiene a partir de las 36-48 horas de su administración, en el tratamiento con acenocumarol y al tercero o cuarto día con la warfarina; requieren un control analítico cuidadoso, que se realizará mediante el tiempo de protrombina y se expresan los resultados en forma de INR, siendo el margen terapéutico aceptado internacionalmente entre 2,0 y 3,0.