Escrito por

Caries Dental

Se define la caries dental como la desintegración de la estructura del diente. A medida que se el esmalte y llega y llega a la dentina, la destrucción es mucho más rápida y comienzan a sentirse los síntomas (dolor, sensibilidad al frío y al calor…).

Tratamiento

La caries no tiene tratamiento farmacológico, sino únicamente odontológico (empaste …), por ello todo el énfasis debe dirigirse a la prevención. Desde el punto de vista dietético lo recomendable es reducir al máximo el consumo de productos dulces sobretodo entre horas si después no recurrimos a un buen cepillado, y también debemos evitar los productos ácidos.

Por el contrario el consumo de chicles sin azúcar ( por ej. que lleven xilitol como endulzante) parece ayudar a prevenir la aparición de caries, debido a que aumentan la producción de  saliva, y la saliva tiene un cierto carácter básico, que ayuda a neutralizar los ácidos  producidos por la digestión de alimentos y bebidas, y además ayuda a arrastrar las partículas retenidas entre los dientes.

Prevención

Lo más importante es una higiene dental adecuada, ya que las bacterias de la boca tiene un efecto formador de caries continúo. Para prevenirlo disponemos de numerosos productos que nuestro odontólogo o farmacéutico nos pueden recomendar. Tanto para el lavado como para el enjuague los productos fluorados son la piedra angular de la prevención en la caries dental:

Pastas o geles dentífricos: el uso regular de pastas con flúor previene hata en un 60% la incidencia de caries. El flúor además de fortalecer el diente (favoreciendo su remineralización) posee un efectos antibacteriano y disminuye la sensibilidad dental en aquellas zonas hipersensibles al calor o al frío. No obstante, no debemos olvidar que un exceso de flúor puede llegar a producir una fluorosis dental, que se caracteriza por la aparición en el esmalte de unas vetas de color marrón.

Colutorios: el colutorio es un lavado o enjuague de la boca y de los dientes, y es conveniente recordar que es un tratamiento tópico, esto quiere decir, que en ninguno de los casos el producto ha de ser tragado. Para favorecer el contacto de las superficies a tratar, el enjuague debe tener una duración mínima de 30 segundos antes de expulsarlo. Durante este tiempo el producto ha de movilizarse por todo la boca con la ayuda de la musculatura de los carrillos. Así mismo, se recomienda no comer ni beber nada durante al menos una hora tras la aplicación del colutorio.

Cabe destacar que el uso de prolongada de colutorios con alcohol es perjudicial para la mucosa oral, para ello pida consejo a su farmacéutico a la hora de elegir un colutorio de uso diario.

Publicidad

Administración de flúor en la infancia

La administración tópica de flúor debe iniciarse a partir de los 3 años. A partir de esta edad ya han erupcionado todos los dientes primarios. En general se usan colutorios con fluoruro sódico de aplicación diaria (0,05%) o de aplicación semanal (0,2%) y los dentríficos fluorados.

La higiene dental en el niño es necesario aplicarla desde que aparece el primer diente, no obstante como hemos comentado el uso del flúor no se hace necesario hasta los 3 años, por lo tanto enseñaremos a nuestros hijos el hábito del cepillado con un cepillo infantil y una pasta sin flúor o simplemente con agua.

Lo más interesante
Publicidad
Top 6
artículos
Síguenos