Escrito por Tendenzias

Ácido úrico alto: síntomas y tratamiento

El ácido úrico alto, también llamado hiperuricemia, se produce cuando los niveles de ácido úrico en nuestro organismo son muy elevados.  No es una condición normal ni deseada para nuestro cuerpo pues podría indicarnos que sufrimos de algún problema endocrino, o incluso que nuestros riñones no están funcionando bien.

La acumulación de ácido úrico en nuestro cuerpo puede provocarnos problemas de salud, como la formación de cristales o cálculos renales y la aparición de gota. Ambas son enfermedades muy molestas e incapacitantes.

Ácido úrico alto: cuáles son los valores normales

El ácido úrico alto o hiperuricemia se da cuando la concentración de sustancias degradadas en el organismo está por encima de sus niveles normales, los cuales suelen situarse en la cifra de 2,4 y 6,0 mg/dL en el caso de las mujeres y en los valores de 3,4 y 7,0 mg/dL en los hombres. Si el nivel de ácido úrico supera los 7 mg/dL, pueden manifestarse problemas graves para la salud, entre ellos, la aparición de cristales que se van acumulando en nuestras articulaciones y de gota.

El ácido úrico es el residuo resultante de la degradación de las purinas, unos compuestos con nitrógeno que generan nuestras células y que, además, introducimos en nuestro cuerpo a través de los alimentos.

En condiciones normales, el exceso de ácido úrico es eliminado de nuestro cuerpo por medio de la orina o de las heces. Si, por alguna razón, esto no sucede, este exceso de ácido úrico quedarán en nuestra sangre e irá acumulándose en los tejidos, formando cálculos renales y cristales.

Hay diferentes causas que pueden provocar el ácido úrico alto, como pueden ser la obesidad, una mala alimentación, el abuso de alcohol, problemas en los riñones e incluso el consumo de algunos medicamentos.

El consumo abusivo de carnes rojas y embutidos, pescados y mariscos, algunas legumbres, algunas verduras y de productos con fructosa añadida pueden motivar la aparición de ácido úrico alto en nuestra sangre.

Síntomas del ácido úrico alto

Un peligro añadido que supone el tener el ácido úrico alto es que el problema, en un principio, no manifiesta síntomas, y cuando lo hace ya es demasiado tarde, porque la gota y los cálculos renales son muy molestos y dolorosos.

Puedes notar molestias al orinar. Esto es más frecuente en los hombres, quienes suelen sufrir con más frecuencia de ácido úrico alto. Aunque las mujeres también lo sufren.

También puedes experimentar dolores o molestias en las articulaciones e inflamación. Es consecuencia de la acumulación de cristales.

Si sospechas que puedes tener algún tipo de problema en tus riñones, debes acudir al médico de inmediato. El ácido úrico alto puede ser causado por un mal funcionamiento renal o provocar fallos en los riñones.

A veces el ácido úrico alto es consecuencia de tumores o aparece durante el proceso de quimioterapia. En estos casos, la hiperuricemia también puede producir fiebre y escalofríos e incluso fatiga.

Aunque hay que advertir que el ácido úrico alto actúa como un enemigo silencioso, que solo nos damos cuenta de que está ahí cuando nos está haciendo daño.

Por otro lado, cuidar la alimentación y seguir una dieta adecuada es de vital importancia, para evitar la acumulación de ácido úrico y para frenar el problema. No hay que bajar la guardia, pues la enfermedad cursará con diferentes etapas y crisis, y hay que controlarse continuamente para no empeorar y no solo cuidarse cuando nos sintamos mal.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Dieta y tratamiento para el ácido úrico alto

La dieta será el factor clave que nos permita prevenir el ácido úrico alto en nuestro organismo,  evitar o aliviar los ataques de gota y eliminar los cálculos renales. Hay medicamentos, pero la alimentación es lo más eficaz para controlar los niveles de ácido úrico en nuestro cuerpo.

A continuación, vas a ver una lista de alimentos que hay que evitar cuando se sufre de ácido úrico alto y de otros que, por el contrario, ayudarán a controlar estos valores de ácido úrico en nuestra sangre.

Alimentos que NO debes tomar o que debes moderar si tienes ácido úrico alto:

  • Carnes, extractos de carnes y salsas.
  • Embutidos.
  • Levaduras y sus derivados.
  • Alcohol.
  • Legumbres como las lentejas y los frijoles o alubias.
  • Verduras como las espinacas, los espárragos, los hongos, los guisantes y la coliflor.
  • La avena.
  • Cafeína (café, refrescos con cafeína).

Alimentos que SÍ están permitidos porque son bajos en purina, la sustancia de la cual se deriva el ácido úrico:

  • Pan, pasta, harina, tapioca y cereales refinados en general.
  • Leche y productos lácteos.
  • Huevos.
  • Mantequilla de cacahuete.
  • Nueces.
  • Frutas.
  • Vegetales verdes, lechuga y tomate.
  • Zumos de frutas.
  • Agua.
  • Limón, zanahoria y puerros (especialmente buenos para las personas con gota).

Es muy importante beber suficiente agua, para eliminar el ácido úrico alto en nuestra sangre y limpiar nuestro organismo. También está recomendado tomar mucha fibra y legumbres, siempre que no sean las que hemos dicho que son perjudiciales. El alcohol y la sal o alimentos ricos en sal están prohibidos cuando se sufre de hiperuricemia.

Además, hay plantas que tomadas en infusión pueden ser muy beneficiosas para hacer frente al ácido úrico alto, como son la cola de caballo y la ortiga verde. Ambas plantas son diuréticas, por lo que aumentan la diuresis o funcionamiento de los riñones.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Aparte de la dieta, para el ácido úrico alto el médico puede recetar algunos medicamentos, principalmente antiinflamatorios para aliviar las molestias de la gota. Otros medicamentos dependerá de cada caso personal y del historial médico del paciente, porque hay fármacos que pueden ser perjudiciales o empeorar según el episodio de la crisis en el cual se encuentra la persona.

También hay que llevar una vida saludable, haciendo ejercicio físico y evitando el sobrepeso. Nunca ignorar el problema cuando tenemos ácido úrico alto, puede las consecuencias para nuestra salud son muy molestas y, a veces, solo nos están manifestando la presencia de una enfermedad mayor.