Escrito por Tendenzias

Cómo interpretar los gestos de un bebé

Los gestos y sonidos son las únicas armas de las que dispone un bebé para transmitir sus necesidades y emociones. Por eso, comprender qué significan los signos faciales de los recién nacidos es fundamental para poder comprenderlos, puesto que, sólo llorando los bebés pueden manifestar miedo, enfado o dolor.

gestos-bebé

Los recién nacidos no son capaces de sobrevivir sin la ayuda de sus padres o cuidadores. Sin embargo, al nacer no son capaces de hablar, por lo que la comunicación no verbal es su único método para conseguir aquello que necesitan a cada momento: comida, bebida, cambio de pañales, dormir, etcétera.

Sus gestos y sonidos revelan estados de ánimo, reclaman atención, mantienen el contacto interpersonal, o avisan de trastornos o desajustes. Esta capacidad innata se va desarrollando y se perfecciona conforme se hace más compleja la propia experiencia personal.

Durante las primeras semanas de vida no aparecen verdaderas reacciones emocionales, aún cuando puedan aparecer gestos que nos hagan interpretar erróneamente su existencia. Los recién nacidos sólo son capaces de expresar el dolor físico.

Durante los tres primeros meses de vida los procesos madurativos y de aprendizaje permiten la aparición de diversas emociones primarias: sorpresa, interés, alegría, asco, tristeza, enojo y miedo.

Entre los dos y los tres años, el niño toma conciencia de su identidad personal, es decir, de que es un ser diferente y diferenciado del entorno, y a partir de ese momento puede empezar a tener emociones sobre sí mismo como la envidia, la empatía o el azoramiento. Luego, cuando aprende e internalizar las normas de comportamiento social, sus emociones pueden referirse a sus propios actos, sintiendo vergüenza, orgullo o culpabilidad.

Cabe destacar que si en sus primero meses de vida un bebé no responde a la voz de su madre, no fija la mirada en ella, no sonríe o no emite sonidos, es de suma importancia consultar a un pediatra.

Imagen de bebeguia