Escrito por

Cómo mejorar mi salud

Muchas personas en ocasiones adquirimos hábitos que atentan contra su salud, es decir que no nos benefician en nada, y al contrario perjudican y bastante. El consumo de sustancias peligrosas, la falta de actividad y la mala alimentación pueden ser una respuesta a un estado depresivo o un problema de ansiedad que nos hace buscar en ellos el placer o el bien estar que no logramos adquirir por nosotros mismos. Generalmente lo principal es reconocer que nuestra salud se está deteriorando y buscar apoyo en especialistas cualificados.

Para mejorar nuestra salud debemos primero analizar cual es la causa que está ocasionando que cada vez nos sintamos peor. Veamos alguna de las más frecuentes y sus posibles soluciones.

Hábitos nocivos o peligrosos

El consumo de tabaco, alcohol o drogas es sobradamente conocido que destrozan nuestra salud. La adicción que producen estas sustancias causan estragos en nuestro organismo hasta poder llegar a provocar la muerte. También, es de sobra conocido lo difícil que resulta dejar de consumirlos, pero no imposible. Si la adicción a alguna de estas sustancias no es excesiva existen multitud de tratamientos, siempre guiados por especialistas médicos y psicólogos, con ayuda de medicación, que se pueden incluso seguir de manera ambulatoria. Cuando la adicción ya es muy grave lo mejor que podemos hacer es solicitar el ingreso voluntario en clínicas especializadas en desintoxicación dónde podremos sacar a flote lo que nos está haciendo consumirlos y superarlo sin necesidad de escondernos tras la falsa realidad de que nos van a ayudar a vivir mejor. En ambos casos debemos estar absolutamente convencidos de que queremos recuperar nuestra salud, y una vez seamos dados de alta, apartarnos de ellos y disfrutar de nuestra mejorada salud.

Mala alimentación

Aquí nos encontramos ante varios frentes, uno es la dejadez, que normalmente viene provocada por el poco interés que nos ofrece cocinar, bien porque estemos bajos de ánimo o perezosos, y preferimos comer platos precocinados, comer cualquier cosa fuera de casa o picotear lo primero que pillamos en la nevera. Esto podría solucionarse apuntándonos a un curso de cocina donde veremos los gratificante que puede llegar a resultar cocinar y aprender las propiedades de los alimentos que mejoraran nuestra salud. Otra podría estar muy relacionada con los hábitos nocivos, ya que los que hemos mencionado en el apartado anterior quitan el apetito. Y por último enfermedades tales como la anorexia o la bulimia que suelen venir provocadas por factores psicológicos y que son tan graves que lo único que podemos recomendar es aceptar que las padecemos y acudir a especialistas médicos en la materia.

Actividad Física

La falta de actividad física es uno de los motivos más frecuentes de que nuestra salud vaya a peor. Si nos fijamos un poco desde que nacemos tenemos la imperiosa necesidad de hacer algo, gatear, caminar, correr, saltar…pero a medida que nos vamos haciendo mayores el trabajo, las obligaciones familiares o simplemente la desgana da paso a que cada vez vayamos disminuyendo la realización de actividades físicas y aumenten los problemas de salud. Para esto hay varias soluciones, pero dado que tendemos a abandonar los buenos propósitos con mucha facilidad, una buena idea sería juntarnos con un buen grupo de amigos y comprometernos a realizar juntos algún deporte varios días a la semana, y penalizar al que no cumpla. El compromiso debe basarse en realidades, es decir, tiempo disponible, gustos y capacidades, tampoco se trata de escalar el K2, ya que el exceso de actividad física o la realización de las no adecuadas o indicadas para nuestra edad, puede resultar igual de malo para nuestra salud.

Os dejamos con un vídeo con bonitas frases para animaros.

Publicidad

Imagen | Televisa Vivechacubo Mujeractiva

Lo más interesante
Publicidad
Top 6
artículos
Síguenos