Escrito por

Consejos antes de amamantar

A las pocas horas de dar a luz la madre debe prepararse para amamantar a su bebé y mantenerse tranquila si durante el proceso se presentan algunas dificultades. Es importante que la madre sea paciente hasta que la criatura encuentre la posición adecuada y la mejor vía para alimentarse.

La lactancia materna es un verdadero arte que requiere de suma paciencia y práctica hasta encontrar la ubicación correcta que le permita alimentar a su bebé. Aunque al comienzo puede resultar algo complicado, con el tiempo estarás familiarizada con el hecho de amamantar a tu bebé.

Amamantar no tiene por qué ser doloroso, ni al comienzo ni al final. Durante la lactancia materna es necesario que te sientas cómoda y que la boca del bebé se mantenga bien abierta hasta cubrir parte de la aureola. Muchas mujeres creen que basta con cubrir el pezón, pero en realidad el pezón debe alcanzar hasta el fondo de las encías del bebé para que la succión pueda ser correcta.

Es posible que en los primeros días de nacido debas despertar a la criatura para darle de mamar incluso mientras duerme. La mejor manera para garantizar que está consumiendo las cantidades correctas es despertarlo después de cuatro horas de la última comida.

Si tenemos en cuenta que la lactancia puede demandar alrededor de 40 minutos, entonces es indispensable hallar una ubicación adecuada que evite el dolor en los brazos y la espalda. Puedes recurrir al uso de cojines, almohadas en semicírculo y varios objetos para tu comodidad.

Publicidad
Lo más interesante
Publicidad
Top 6
artículos
Síguenos