Escrito por

Diferencias entre la homeopatía y la fitoterapia

Es muy frecuente vincular homeopatía con fitoterapia o incluso confundirlas, sin embargo son dos terapias totalmente distintas.

homeopatia

Normalmente este error se produce porque en el caso de algunos medicamentos homeopáticos se utiliza como sustancia de partida para su elaboración una planta determinada. No obstante, la homeopatía recurre a más sustancias y no todas provienen de plantas.

Los productos fitoterápicos, sin embargo, siempre provienen de plantas, mientras que en homeopatía,  los medicamentos se fabrican con sustancias vegetales, como el árnica; sustancias animales, venenos de serpiente o abeja; sustancias químicas, como el arsénico;  o minerales, como la sal de mar.

Además, no hay que olvidar que todos los medicamentos homeopáticos están disponibles exclusivamente en las farmacias y, de hecho, la ley no permite vender medicamentos fuera de ellas, mientras que los productos fitoterápicos pueden adquirirse también en los herbolarios.

Del mismo modo, existe una clara diferencia en el modo de fabricación. Así, en los medicamentos homeopáticos se produce un proceso basado en distintas fases de dilución y dinamización que no se da en la elaboración de los artículos de fitoterapia. También hay que tener en cuenta que, en general, la concentración de principios activos químicos es mayor en los productos fitoterápicos. Por el contrario, en los medicamentos homeopáticos los principios activos están constituidos por nanopartículas y nanoestructuras, es decir, de tamaño extremadamente pequeño, que se constituyen a partir de la materia prima.

fitoterapia

Por otra parte, no se han descrito interacciones de medicamentos homeopáticos con medicamentos convencionales, mientras que en el caso de la fitoterapia estas interacciones sí pueden producirse.

La fitoterapia actúa estimulando o inhibiendo ciertas células y tejidos, mientras que la homeopatía actúa promoviendo la capacidad de regulación y reparación del organismo. Por tanto, un medicamento homeopático y un producto fitoterápico elaborados a partir de la misma planta, pueden tener acciones e indicaciones diferentes. Por ejemplo, el hyperico se usa en la depresión en fitoterapia, pero en homeopatía se usa para el dolor y para lesiones de los nervios como la ciática.

La homeopatía permite tratar al paciente de forma global e integral cuando es necesario, y en particular a los enfermos crónicos. Para ello, es necesario individualizar el tratamiento adaptándolo a la constitución del paciente y a la forma concreta y específica que tiene su organismo de reaccionar ante la enfermedad.