Escrito por Tendenzias

Dismenorrea en mujeres perimenopáusicas

menopausia.jpg

Las mujeres perimenopáusicas  pueden tener ciclos menstruales con duración variable desde 20 a más de 60 días; es frecuente la aparición inicial de otros cortos seguidos posteriormente de ciclos más largos con sangrado menstrual de mayor intensidad y duración. En general, los primeros son ciclos ovulatorios con fase lútea habitualmente insuficiente, en tanto que los segundos suelen ser ciclos anovulatorios, con ausencia de picos de LH y disminución de la producción de progesterona de forma que la mayor duración e intensidad del sangrado es secundaria a dicho déficit de progesterona, insuficiente para contrarrestar la acción de los estrógenos sobre el endometrio.

La mayor dificultad que entraña la valoración de una hemorragia uterina en esta etapa es decidir si se trata de una menstruación (teniendo en cuenta las variaciones de los ciclos comentadas) o una metrorragia. No debemos olvidar que, si bien el cáncer de endometrio es una neoplasia propia de la posmenopausia, el 2% aparece en mujeres más jóvenes y se manifiesta como menstruaciones más abundantes y/o sangrados irregulares. Atendiendo a esta circunstancia, si bien la valoración inicial de la paciente será similar a la de los apartados anteriores, siempre que no se llegue a un diagnóstico etiológico estará indicada la realización de una biopsia endometrial.

El tratamiento de la paciente con hemorragia uterina disfuncional, es decir, originada por el desequilibrio estrógeno/progestágeno, se realiza prescribiendo un progestágeno de forma similar a lo descrito en las adolescentes. Si tras la biopsia y el tratamiento la paciente continúa sangrando está indicada la realización de un legrado.