Escrito por

El daño que produce el cigarrillo en el cerebro, es comparable al que produce el consumo de cocaína.

cigarrillo.png

Científicos del Instituto Nacional para el Abuso de Drogas en E.E.U.U, han realizado recientemente un estudio, en el cual queda en evidencia que el daño que causa el consumo de tabaco y el daño que provoca el consumo de cocaína para el cerebro, se asemejan más de lo que las personas creen.

Dicho grupo de investigadores, comparó tejido cerebral (postmortem) de personas fumadoras, no fumadoras y ex fumadoras, encontrando similitudes y cambios en el cerebro que al parecer se hacen evidentes tras años de consumo, aunque se haya dejado de hacerlo. El estudio se publicó en el Journal of Neuroscience.

Dichos cambios en la estructura del cerebro, pueden explicar (según los expertos) el hecho de que el consumo de tabaco, sea algo tan difícil de evitar para los fumadores y también puede explicar por que se tiende a recaer en dicho consumo.

Bruce Hope, medico líder de la investigación, afirmó que en el estudio se confirman las adaptaciones que debe atravesar el cerebro de los animales tras el consumo de drogas y cómo estas también se ven en los humanos.

Dichos cambios perduran en el tiempo por más que la persona ya no sea consumidora, y pueden ser estos quienes colaboren a nivel cerebral para que la persona recaiga en el consumo.

El doctor John Stapleton, perteneciente al Centro Nacional de Adicciones en el King’s College de Londres, afirma que se trataría de algo extraño que tras el consumo de grandes dosis de nicotina y en forma diaria, que el cerebro no resultara con cambios duraderos en su estructura.