Escrito por

Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica

fumador.JPG

La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, es una enfermedad que año tras año provoca aún más muertes que el cáncer pulmonar y el cáncer de mamas juntos. Las noticias son alentadoras ya que se comprobó un tratamiento que puede mejorar notoriamente la calidad de vida de aquellos que sufren a causa de esta enfermedad, pudiendo también reducir el riesgo de muerte de los pacientes hasta en un 17,5 %.

La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica  esta caracterizada por generar progresivamente una limitación en el flujo del aire. Ocasionando como síntomas más evidentes, una dificultad en la respiración, además de tos crónica, producción de flema y fatiga.

En el mundo un número superior a los 660 millones de personas, padecen esta enfermedad crónica, la cual es causa de que 250 pierdan la vida cada hora.
A pesar de tratarse de una enfermedad progresiva y que día a día debilita a quien la padece, se puede lograr prevenir y también tiene tratamiento.

Se realizó uno de los mayores estudios de la enfermedad, por medio de el cual seis mil pacientes desde los cuarenta a los ochenta años de edad participaron, siendo analizados durante tres años.
Los pacientes fueron divididos en grupos, unos que recibieron un tratamiento que combina propionato de fluticasona y salmeterol en polvo por vía oral inhalatoria, mientras que el otro grupo permaneció con una medicación placebo.
En el grupo tratado con la nueva medicina, se observó un deterioro de los síntomas de aproximadamente un veinticinco por ciento, una notable mejoría si se compara la calidad de vida y las funciones pulmonares en pacientes que no reciben tratamiento.

Los dos componentes del tratamiento cumplen distintas funciones, uno (propionato de fluticasona) es un corticosteroide que ingresa al organismo por inhalación, mientras que el otro (salmeterol), es un bronco-dilatador que tiene acción prolongada. Uno de los principales problemas de las personas con esta afección, son las complicaciones, la predisposición a contraer enfermedades coronarias y la predisposición a las fallas cardíacas. Mientras que las personas con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica tienen dos veces más posibilidades de que se les diagnostique cáncer, que aquellos que no tienen esta enfermedad.