Escrito por

Exceso de peso en niños: nuevos estudios

sobrepeso.bmp

Según un estudio, los niños con un índice de masa corporal alto y una obesidad abdominal elevada presentan una serie de cambios en los vasos sanguíneos de su retina.
Esta podría ser la primera señal de un riesgo cardiovascular elevado.

La retina (capa más interna del globo ocular), es el único lugar del cuerpo humano en el que  puede observarse los primeros cambios que se producen en los vasos sanguíneos del organismo por diferentes causas, como la tensión arterial elevada o la diabetes.
La hipertensión ha sido relacionada con un estrechamiento de las arteriolas de la retina, y la diabetes se asocia con una dilatación de las vénulas.

El grado de deterioro de esas pequeñas arterias y venas permite predecir trastornos cardiovasculares o conocer la gravedad de esas enfermedades cuando ya están presentes.

Un estudio ha evaluado  cómo afecta la obesidad a los vasos de la retina durante la niñez.

Se analizaron los datos de 1.608 niños de unos seis años de edad. Los investigadores midieron el índice de masa corporal (peso en kilogramos divido por altura al cuadrado), el diámetro de la circunferencia abdominal, la superficie corporal y, mediante cuestionarios que rellenaron los padres, otros factores sociodemográficos. A cada niño se les realizó una fotografía del fondo de ojo para evaluar el estado de su retina.

Tras analizar los datos, se comprobó que los niños con más sobrepeso (un índice de masa corporal alto y un tamaño de circunferencia abdominal mayor) tenían las arteriolas de su retina más estrechas, 2 micrometros (µm) menos, que los pequeños más delgados. Estos chicos también presentaban una dilatación de las vénulas de esta zona.

Cambios en esta estructura asociados con un índice de masa corporal mayor ocurren aproximadamente alrededor seis años.

Las personas obesas tendrían un volumen mayor de sangre total, lo que equivale a niveles de tensión arterial más altos. Esto podría conducir a una dilatación o ampliación del diámetro de las vénulas. Por otro lado, algunas sustancias relacionadas con el sobrepeso (factor de necrosis tumoral o leptina) conducen a una vasodilatación.

Vía: El mundo

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos