Escrito por

Fascitis plantar: causas, diagnóstico y tratamiento

La fascitis plantar es la inflamación aguda de la fascia plantar, que viene a ser un tejido elástico que se encuentra en la fascia plantar, y recorre desde el calcáneo hasta la zona metatarsal.

Qué es la fascitis plantar

La fascia plantar, también llamada aponeurosis plantar, es, asimismo, fundamental, para caminar, ya que es la que mantiene el arco plantar y es la responsable de proteger a los metatarsianos. También tiene que absorber y devolver la energía que se produce cuando el pie impacta en el suelo. La protección de los metatarsianos, significa que los dedos sufran un exceso de flexión.

La fascitis plantar es una lesión bastante común en deportistas, sobre todo en jugadores de baloncesto. Sin ir más lejos, uno de nuestros deportistas más laureados, Pau Gasol, ha sufrido en varias ocasiones esta lesión, siendo la de 2013 la más grave, ya que le tuvo ocho meses alejado de las canchas de baloncesto. Con el trabajo de su fisioterapeuta, Joaquín Juan, y gracias a los ejercicios y la labor realizada por éste, pudo evitar tener que pasar por quirófano, para recuperarse. Además, en otras modalidades, como por ejemplo, en carreras de fondo, también es frecuente que se produzca, normalmente en gente joven. También los runners han empezado a sufrir esta lesión. Si no eres deportista, el riesgo aumenta, a partir de los 45 años.

La verificación esporádica de que los músculos de la pantorrilla, el tendón de Aquiles y el tobillo, tienen flexibilidad, pueden ayudar a prevenir este tipo de lesiones.

Causas de la fascitis plantar

El deporte, un calzado inadecuado o un exceso de peso, pueden provocar una fascitis plantar. Se suele llegar a este punto, tras una sobrecarga gradual y progresiva, de la fascia plantar. En ocasiones se presenta, un espolón, que es una extensión ósea, formada junto a la curvatura ascendente del hueso del talón, lo que provoca una inflamación de los tejidos de la zona y el consiguiente dolor y dificultad para caminar.

La fascitis plantar suele producirse por una carga elevada en el pie, debido a la práctica deportiva, con una sobrecarga de sesiones o partidos, o un esfuerzo elevado, o bien por transitar pendientes elevadas o superficies irregulares. También una mala pisada, especialmente en una superfice dura, puede hacer a alguien propenso a este tipo de lesiones.

Las personas, con pies cavos, aquellos que tienen exceso de arco en la fascia plantar, pies planos -carencia de arco plantar- y pies valgos -los que tienen una desviación lateral del talón- tienen también una alta exposición a estas lesiones, ya que estas deformaciones, y el hecho de tener los pies excesivamente arqueados, pueden producir una fascitis plantar. Para determinar estos defectos es necesario hacer un estudio de pisada, y se suelen corregir mediante el uso de plantillas.

El exceso de peso, es otra de las causas, de este tipo de lesiones, aunque suele ser un agravante para que surja cualquier otro tipo de dolencias.

También hay otra serie de causas, como la debilidad muscular, especialmente en el sóleo, la edad, que hace que la fascia plantar vaya perdiendo elasticidad, un aumento repentino de la carga de actividad física que realizamos, cambios de peso en poco espacio de tiempo o, incluso, una mala sujección del calzado.

Diagnóstico de la fascitis plantar

El diagnóstico de la fascitis plantar, se produce, después de que el médico haya visto una excesiva presión en el talón y un enrojecimiento de la zona, que se ve notablemente hinchada. A esto hay que añadir, una palpación de la zona plantar del pie, una examinación del dolor y la aparición de prominencias óseas calcáreas. La exploración física y también la historia clínica, juegan un papel decisivo.

Los primeros síntomas suelen ir asociados a un fuerte dolor en la base del talón, por lo que se recomienda acudir cuanto antes, al médico, para atajar posibles agravamientos. En el caso de que la situación vaya a más, puede afectar al día a día de la persona afectada y puede provocar que tenga que abandonar, al menos temporalmente, la práctica deportiva.

El podólogo, también juega un papel determinante, ya que tiene que decidir, tras un estudio de la pisada, si el origen de la fascitis plantar viene relacionado o no, con la forma de pisar.

Tratamiento para la fascitis plantar

El tratamiento para la fascitis plantar puede experimentar varias fases, dependiendo de cada caso. En primer lugar, se recomienda tomar ibuprofeno o paracetamol, para tratar de reducir la hinchazón y para rebajar el dolor. Después, el podólogo puede recomendar una serie de ejercicios, para estimular el estiramiento del talón y del pie. También se puede recomendar dormir con férulas nocturnas, en la zona, y algo, muy importante, el reposo. El descanso es fundamental, para no volver a sobrecargar la zona en exceso.

La primera fase, suele suponer una mezcla de fisioterapia, que ayudó mucho a Pau Gasol, por ejemplo, con los antiinflamatorios, para intentar rebajar la hinchazón de la zona.

loadInifniteAdd(44636);

En el caso de que la fascitis plantar sea provocada por la pisada del paciente, el podólogo procederá a diseñar una plantilla, que reducirá el riesgo de una futura recaida para liberar la fascia. Estas plantillas personalizadas tienen un elevado éxito en los pacientes, que presentan este tipo de lesiones.

Otras recomendaciones bastante útiles, para el tratamiento, son el uso de un calzado adecuado, robusto y con buena amortiguación, para evitar que la zona pueda volver a ser lastimada. También se recomienda en la fase inicial, aplicar hielo, en la zona inflamada, especialmente durante los primeros días.

Si los diferentes tratamientos no funcionasen, podría llegarse al caso de que fueran necesarias inyecciones en la zona, en ocasiones, incluso con esteroides. También hay situaciones, en las que la fascitis plantar, termina necesitando una cirugía en el pie para solucionar el problema, si bien buena parte de los casos suelen terminar curándose, antes de tener que pasar por el quirófano. Normalmente, los tratamientos no quirúrgicos acaban reduciendo bastante el dolor en el paciente.

También te puede interesar: