Escrito por Tendenzias

Generalidades sobre dispareunia

impotencia.jpg

Definida por la aparición de dolor genital durante el coito (en ocasiones, anterior o posterior a la relación), con una presentación variable según las actividades sexuales realizadas, y con diferente intensidad o sensaciones (escozor, quemazón, dolor, etc.).
La aparición de dispareunia suele acompañarse de vaginismo, por lo que los datos suelen referirse conjuntamente. Es sin duda, un trastorno de mayor frecuencia en la mujer, aunque el hombre también puede manifestar problemas disparéunicos. Se han citado porcentajes de un 10-30% del total de problemas sexuales consultados en la mujer, apareciendo regularmente en un 1-2% durante la relación coital y en el 15% de las mujeres alguna vez al año.

En su etiología los factores orgánicos adquieren una especial importancia, con diversas circunstancias pueden implicar una dispareunia (en un 10-40% de las ocasiones), por lo que el examen genitourinario debe realizarse sistemáticamente en estos pacientes. Los aspectos psicológicos citados se agrupan en factores relacionados con el aprendizaje sexual (información previa escasa, sentimientos de culpabilidad o vergüenza, aspectos morales o culturales restrictivos, temor a la relación sexual o al placer, valoración negativa de la sexualidad), factores traumáticos (evocación o temor al dolor sufrido en relaciones previas o secundario a experiencias sexuales violentas) y factores de la relación de pareja (incomodidad con el compañero sexual, tensión asociada a una experiencia sexual nueva, estimulación precoital y técnicas de actividad sexual deficientes, actividades sexuales agresivas o prácticas sexuales no coitales, ambiente sexual inapropiado o relación sexual apresurada).

El plan de actuación terapéutica debe atender la evaluación médica tanto como la psicológica, dada la elevada presentación de factores orgánicos en su aparición. Al margen de la corrección del problema orgánico subyacente, debe ofrecerse una información educativa adecuada. Las terapias sexuales (si se precisan) inciden en técnicas de focalización sensorial y terapias de desensibilización sistemática progresiva (adecuar la respuesta de excitación en un contexto de relajación y adiestramiento de las actividades sexuales). El pronóstico terapéutico depende de su origen, estimándose que los casos exclusivamente psicógenos alcanzarían un resultado favorable hasta en el 80% de los casos.