Escrito por

Generalidades sobre fiebre tifoidea

 fiebre_atenas.jpg

El paciente presenta un cuadro febril (38 °C) mantenido, acompañado de malestar general, cefalea, anorexia, mialgias, escalofríos y diaforesis de varios días de evolución. En ocasiones, la presencia de tos puede confundir el cuadro con un proceso respiratorio. El inicio insidioso del proceso se acompaña de una exploración inexpresiva que hace que el proceso se desarrolle durante una segunda semana con mantenimiento de la fiebre y aparición de la roséola tifoidea, en vientre y tronco. El paciente debe ser derivado al hospital para realizar el estudio diagnóstico.

El diagnóstico de certeza se establece mediante el aislamiento del germen en hemocultivos de repetición. Los coprocultivos pueden aislar el germen en cualquier momento de la enfermedad, aunque no establecen el diagnóstico de certeza, siendo éste fuertemente indicativo si existe un cuadro clínico compatible. Las seroaglutinaciones tienen un valor limitado para el diagnóstico.

La aparición de cepas multirresistentes y la alta proporción de recaídas ha hecho abandonar el cloramfenicol y ha promovido el uso de amoxicilina y cotrimoxazol. Los pacientes con cepas multirresistentes deben ser tratados con ciprofloxacino o ceftriaxona. Los niños con 10 o menos años deben ser tratados con ceftriaxona o cefoperazona.