Escrito por Tendenzias

Generalidades sobre hipertrigliceridemias

peras-y-manzanas.jpg

La conveniencia en reducir la hipertrigliceridemia (HTG) es cada vez más evidente. Su relación con la cardiopatía isquémica es, probablemente, a través de alimentar otras lipoproteínas con mayor capacidad aterogénica.

Las HTG exógenas -en general, por debajo de los 500 mg/100 dL- suelen responder bien a la dieta adecuada. Éstos son sus parámetros: a) dieta de adelgazamiento en caso de peso excesivo, dieta normoenergética si el peso es el adecuado; b) prohibición de bebidas alcohólicas; c) reducción del porcentaje en glúcidos de la dieta habitual, alrededor del 40% del valor energético, y d) reducir al máximo el azúcar y limitar la fructosa. Del resto de parámetros nutricionales sólo es destacable que los lípidos alimentarios estarán lógicamente elevados; se llevará a cabo aumentando el ácido oleico y los AGP omega 3. Estos últimos tienen una capacidad reductora de la HTG destacable.

Las HTG endógenas, familiares, con valores muy elevados frecuentemente, no responden bien a la dieta mencionada ni a los fármacos clásicos (fibratos). Suelen ser formas mixtas con hiperquilomicronemia. Puede estudiarse en unidades especializadas, una dieta casi exenta de AG de cadena larga, sean saturados o no, a la que se añade triglicéridos con ácidos grasos de cadena media (MCT).

En las hipertrigliceridemias secundarias -a una diabetes con deficiente control metabólico, etc.- debe intentarse controlar el problema primario.