Escrito por

La obesidad causaría trastornos metabólicos del aumento de la presión arterial

Según la Organización Mundial de Salud (OMS), el problema de la obesidad es padecido por más de un billón de personas en el mundo. Sin duda el número, nos presenta solo una de las aristas del verdadero impacto que tiene esta enfermedad sobre la salud pública.

Por un lado la obesidad puede causar trastornos metabólicos, como el aumento de la presión arterial, el colesterol y los triglicéridos, y por otro lado podría ser la causa de problemas cardiacos, circulatorios e incluso en algunos casos de derrames cerebrales.

Un problema degenerativo que es poco conocido es el ataque grave que padecen los órganos principales del cuerpo, entre ellos: el hígado, producto del aumento de la presión arterial que causa la obesidad.

A la acumulación de grasa en las células del hígado se le conoce como hígado graso o esteatosis hepática y puede acarrear la diabetes mellitus, el aumento de triglicéridos en la sangre y evidentemente un cambio brusco de peso.

Terminar con problemas de obesidad es importante para la protección de nuestro hígado, un órgano elemental en nuestro organismo que realiza funciones esenciales como la trasformación de alimentos en energía, elimina distintos medicamentos del cuerpo y mantiene el balance de glucosa en la sangre.

Publicidad
Lo más interesante
Publicidad
Top 6
artículos
Síguenos