Escrito por

Legañas en los bebés: Por qué se producen y cómo evitarlo

En algunas ocasiones, los bebés amanecen con los ojos llenos de una sustancia acuosa, viscosa que en algunas ocasiones presenta una coloración verdosa de lo más desagradable, son legañas. En esta ocasión, hemos dedicado este espacio a esta afección tan común entre niños pequeños y bebés recién nacidos, al que hemos titulado Legañas en los bebés: Por qué se producen y cómo evitarlo, qué son las legañas, porqué se producen, qué peligros pueden encerrar o cuál será el tratamiento, éstas y otras preguntas vamos a intentar resolverlas ahora mismo.

¿Qué causa el ojo legañoso en los bebés?

Muchos bebes recién nacidos tienen los ojos con legañas, incluso a veces son tantas que los párpados aparecen como pegajosos. La mayoría de las veces esta condición no es grave y puede ser tratada en casa, solo en algunos casos necesita tratamiento médico. En otro artículo hablamos de la dermatitis atópica en los bebés, hoy te contamos más sobre las legañas en los bebés.

Legañas en los bebés, qué hacer

Lo primero que tenemos que tener claro es cuál es la función de las legañas y aquí tenemos que ser claros, las legañas tienen una función protectora del ojo. El ojo se mantiene hidratado por la función del pestañeo, pero que ocurre cuando dormimos, el ojo deja de pestañear. Es aquí donde entra en funcionamiento las legañas, se encargan de mantener los párpados cerrados mientras dormimos.

Cuando dormimos, movemos los ojos, los abrimos y cerramos, pero no tenemos consciencia de ello, igual que los bebés. Las legañas mantendrá el ojo tanto de bebés como de adultos cerrados, evitando que se irriten por falta de hidratación o lo que es lo mismo, evitando que el ojo se reseque.

Entonce, porqué hay veces que segregamos más legañas de lo normal, pues la explicación es sencilla, el exceso de legañas se produce cuando el ojo nota algún tipo de problema, estos pueden ser, golpes, infección, etc. En este caso la legaña intentará que no abras el ojo, ofreciéndole una protección extra que es mantener el ojo húmedo mientras persista dicha afección.

Es frecuente observar en los recién nacidos una secreción amarillenta en la esquina interior de los ojos, sobre todo durante los primeros dos días después del parto. En los recién nacidos el conducto lagrimal puede estar bloqueado por líquido amniótico o por células de la piel, esto puede hacer que los párpados se peguen entre sí, sobre todo cuando el bebé está durmiendo. Esta condición de ojo legañoso no es lo mismo que la conjuntivitis (u ojos rojos), sin embargo si los ojos legañosos persisten pueden provocar una infección.

Peligros de las legañas en los bebés

Algunos bebés en las primeras horas de vida puede mostrar signos de conjuntivitis, es la conocida como conjuntivitis de recién nacido. En algunas ocasiones, en el momento del alumbramiento, las bacterias que habitan en la vagina de la mamá pueden entrar en contacto con las mucosas del bebé, provocando una forma leve de conjuntivitis.

Las conjuntivitis como ya hemos comentado no suele presentar problemas graves, suele desaparecer a los pocos días, simplemente con los cuidados que ya hemos mencionado, pero algunas veces esta conjuntivitis adquiere tintes algo más graves y es cuando ésta es producida pro bacterias o virus del estilo dela clamidia, herpes genital o gonorrea.

Se pueden establecer tres causas principales en la conjuntivitis del bebé y son los siguientes:

  • Virus
  • Bacterias
  • Alérgenos

Conjuntivitis provocada por virus

Normalmente asociados con los resfriados. Cuando el bebé presenta todos los síntomas habituales de una conjuntivitis y además muestra otros síntomas compatibles con los de los resfriados, es posible que nuestro bebé tenga una infección viral.

Sus ojos presentarán un aspecto pegajoso tan característico y la secreción acuosa suele ser de color transparente. Es la causa más habitual de conjuntivitis y suele afectar a ambos ojos por igual.

Conjuntivitis provocada por Bacterias

En caso de que la causa sea bacteriana, el bebé secretará una solución espesa y amarilla, estas secreciones propicia que los párpados se inflamen y se peguen. Es frecuente que las bacterias afecten primero a un ojo para inmediatamente pasar a infectar el otro. Entre las bacterias más comunes se encuentra el estafilococo o estreptococo.

Conjuntivitis provocada por Alérgenos

No son muy comunes las reacciones alérgicas en los bebés, sobre todo si todavía no ha cumplido el primer año de vida, pero si notas que el bebé se frota a menudo los ojos, o bien estos tienen apariencia de inflamados, lagrimosos y además de ese característico color rojo, posiblemente tu hijo tenga algún tipo de reacción alérgica a algún agente externo como puede ser el polvo, pelo de animal, polen, etc.

¿Cuando debe consultar al médico?

Como esto sucede generalmente a los recién nacidos ya en el mismo hospital puedes preguntar, y verás como te tranquilizarán. En general hay que consultar si ves que pasan los días después del parto y a pesar de limpiar los ojitos a menudo tal como hemos comentado el bebé sigue teniendo esta secreción amarilla y sus ojitos aparecen “pegados”. Si estás intranquila acude al pediatra para que pueda revisar si el bebé tienen alguna infección bacteriana y fuera necesario un tratamiento con antibióticos.

Tratamientos para las legañas en los bebés

Normalmente, nuestro bebé mejorará tras pasar las primeras 24 ó 48 horas de haber iniciado el tratamiento y éste variará en función de la dolencia o el tipo de infección que tenga nuestro bebé. A pesar de todo los tratamientos no deberán interrumpirse antes de 5 ó 7 días, según lo que dictamine el doctor.

Ante todo debemos tener en cuenta la tanto la conjuntivitis provocada por virus como la provocada por bacterias son altamente contagiosas, por lo que se deberá extremar todos los cuidados cuando vayamos a tratar los ojos de los bebés.

Tratamiento para Conjuntivitis Bacteriana

Si la infección es causada por un agente bacteriano, el tratamiento puede ser en pomada o en gotas con antibiótico. Los pasos a seguir serán los siguientes:

  1. Nos lavaremos bien las manos, siempre que tengamos que aplicar cualquier medicamento es esencial que nuestras manos estén lo más limpias posible y mucho más cuando se trata de los ojos.
  2. Lavar los ojos del bebé con suero fisiológico o agua tibia. Lavaremos los ojos de nuestro bebé para poder retirar todos los restos de secreciones secas que pueda haber tanto entre las pestañas como por los párpados, de esta forma la pomada o las gotas penetrarán mejor en el ojo de tu bebé.
  3. Administrar sobre el párpado la pomada o las gotas recetadas, si se trata de pomada, dejándola cerca de la línea de las pestañas, ésta penetrará en cuanto el bebé parpadee.

No olvides que aunque veas bien a tu bebé, deberás completar el tiempo de tratamiento que haya prescrito el doctor, de los contrario, corremos el riesgo de que la infección vuelva a reaparecer.

Tratamiento para Conjuntivitis Viral

Es la típica conjuntivitis que aparece y desaparece sola en un espacio de una semana o dos, en caso de que el bebé no mejore en el trascurso de esas semanas, se deberá acudir nuevamente al médico.

La mayoría de las veces no requiere un tratamiento específico, simplemente lavar muy suavemente con agua tibia o suero  fisiológico, los ojos del bebé con el fin de retirar todas las secreciones que se hayan quedado secas.

Tratamiento para Conjuntivitis Alérgica

Normalmente suele estar causado por un agente externo, es decir que lo importante es poder localizar el agente que produce los cuadros alérgicos e intentar mantener alejado al bebé de este foco alérgico. En muchos casos se debe a las alergias más comunes como son el polvo, el polen, animales o incluso algún tipo de alimento.

Cuidados de los ojos legañosos del bebé

Legañas en los bebés, qué hacer

En el mismo hospital la matrona te indicará cómo debes limpiar los ojos del bebé.

  • Lavarse bien las manos antes de proceder a curar los ojos legañosos para evitar podamos tener alguna bacteria dañina
  • Se recomienda limpiarlos con frecuencia con un bastoncito de algodón, una gasa y suero fisiológico. Usar un extremo del bastoncito para ojo y luego secar con una gasita.
  • También se pueden dar masajes suaves en la zona del conducto nasal cercano a los ojos para ayudar a limpiar el conducto lagrimal.

¿Se puede prevenir el ojo legañoso en los bebés?

No, esta condición como hemos dicho se produce al obstruirse el conducto lagrimal en los bebés. Los conductos se abren y comienzan a drenar los primeros días y semanas de vida. Si el conducto lagrimal no se abre de forma natural puede ser necesario abrirlo con una sonda fina que se pone con anestesia, esto se hace cuando el bebé tiene entorno a los 12 meses, solo si el pediatra considera es imprescindible.

También te puede interesar:

Los ojos y todo lo relacionado con los bebés nos interesa. Saber como reaccionar ante una situación como puede ser en este caso un exceso de legañas, conocer exactamente como hay que limpiar sus ojos y con qué, es muy importante para poder frenar algún tipo de afección. Porque sabemos en BlogMedicina, que te interesa todo lo relacionado con el mundo del bebé, hemos destacado unos enlaces que se guro te van a interesar.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos