Escrito por

Malaria: causas, sintomas, y tratamiento

Una de las enfermedades más graves o más peligrosas que existen es la malaria que todavía afecta a gran parte de la población en el tercer mundo. Os hablamos a continuación, de la Malaria: causas, síntomas y tratamiento.

¿Que es la malaria?

La malaria es una enfermedad infecciosa causada por un parásito llamado Plasmodium. La malaria se transmite exclusivamente a través de las picaduras de mosquitos infectados. Estos mosquitos están presentes en África, América Central y del Sur y en Asia. En el cuerpo humano, los parásitos de la malaria se multiplican en el hígado y, por lo tanto, después de una incubación variable, infectan los glóbulos rojos.

La malaria es la parasitosis más importante y la segunda enfermedad infecciosa más grave en el mundo debido a la morbilidad y la mortalidad después de la tuberculosis, con 500 millones de casos nuevos por año (de los cuales el 90% se producen en África tropical) concentrando 1 millón de muertes por año.

El 40% de la población mundial vive en áreas donde la malaria es endémica en áreas tropicales y subtropicales ya una altura de menos de 1800 metros. Cada año, entre 10.000 y 30.000 viajeros europeos y estadounidenses se enferman oficialmente con malaria.

El aumento en los viajes internacionales en las últimas décadas y la presencia de flujos migratorios desde países donde la enfermedad es endémica ha producido un aumento en los casos de malaria en países donde la enfermedad no se transmite, debido a la falta del mosquito portador.

Todos los casos en Europa son importados, es decir, la infección ocurrió en países donde la enfermedad está presente y no se transmite de persona a persona. Ocasionalmente, se han producido algunos casos autóctonos, es decir, la enfermedad se ha producido en personas que no han viajado a territorios endémicos. Estos casos se manifestaron como resultado de la picadura de mosquitos que fueron transportados por aviones (malaria en los aeropuertos). Debería considerarse la posibilidad de la contaminación de mosquitos a través de medios de transporte como barcos y aviones. El tratamiento de la malaria y su control se ha vuelto más difícil debido a que la resistencia a los medicamentos por parte de los parásitos se ha extendido como un incendio forestal en muchas regiones de la zona tropical.

El diagnóstico de malaria debe considerarse para todas las personas con síntomas típicos y que han residido en países donde la malaria está presente (cada fiebre del área endémica es malaria hasta que se demuestre lo contrario) de modo que debemos conocer mejor las causas y después ver qué síntomas tiene la enfermedad.

Las causas de la malaria

La malaria es una enfermedad infecciosa causada por protozoos del género Plasmodium (P. falciparum, P. vivax, P. ovale, P. malariae) transmitida a los humanos por hembras de mosquitos del género Anopheles.

Hay 4 especies principales de Plasmodium que pueden infectar a los humanos:

  • P. falciparum: es endémico de África tropical, con una prevalencia más baja en Asia y América Latina;
  • P. vivax: se encuentra en todas partes en las áreas tropicales; en África está presente por brotes en el territorio; es en cambio endémica en América Latina y en Asia; También está presente en algunas zonas templadas.
  • P. ovale: está presente principalmente en África occidental entre los dos trópicos.
  • P. malariae: es ubicua, con una prevalencia baja, pero con una distribución desigual en el territorio.

El diagnóstico de especies es importante porque la malaria por P. falciparum es potencialmente mortal.

Debido a que el mosquito vector puede reproducirse y sobrevivir en el ambiente, la temperatura no debe caer por debajo de 18 ° C. La transmisión del parásito, a través de la picadura del mosquito, puede ocurrir durante todo el año en regiones donde la temperatura está constantemente por encima de 24 ° C.

En regiones con temperaturas más bajas, la transmisión tiende a seguir los ritmos estacionales. El mosquito anofeles hembra, el único que transmite malaria, vive entre tres y seis semanas y se mueve en un radio de 1 o 2 kilómetros.

Los síntomas de la malaria

Inicialmente, los síntomas de la malaria a veces se presentan con una característica similar a la gripe entre 8 y 30 días después de la infección. Hemos de tener en cuenta a la hora de valorar los síntomas además, las distintas fases que se dan en la enfermedad.

Síntomas en la fase invasiva

Corresponde a la ruptura del esquizonte y la liberación de los merozoitos que invaden otros eritrocitos. Ocurre con fiebre intermitente, escalofrío, sudoración, dolor de cabeza, artromialgia, a veces reactivación de herpes labial, postración, dolor en hipocondría, síndromes gastrointestinales (diarrea, vómitos, dolor abdominal). Además se pueden dar convulsiones febriles en niños.

Síntomas en la fase tardía

Cuando se sincronizan los ciclos de vida de las diversas cepas presentes, aparece la fiebre de Terzana (ataque de malaria típico): temblor agitado seguido de un aumento térmico que se resuelve después de unas pocas horas con sudoración profusa y un estado de euforia vaga, y se repite cada 48 horas. La esplenomegalia suele aparecer al cabo de días o semanas; Al principio la hepatomegalia es más frecuente. La palidez mucosa-cutánea, la ictericia, la orina hipercromática (coloración intensa) son signos pronósticos desfavorables.

Resurgimiento de la malaria

Es la recaída causada por la persistencia en la circulación de las formas intraeritrocíticas (en los glóbulos rojos). Es típico de las infecciones por P. falciparum tratadas inadecuadamente (por la calidad y / o la duración del tratamiento y por la dosis) y puede tener una latencia de unos pocos días a unas pocas semanas. También se puede encontrar en infecciones por P. malariae con una latencia de muchos años.

El dolor de cabeza nucal, los temblores y la alternancia de calor y frío son casi constantes, con un malestar agravante. Las infecciones por P. falciparum que no se tratan o se tratan de manera inadecuada pueden causar insuficiencia renal, edema pulmonar, hipertensión intracraneal con coma y llegar a la muerte. La muerte es causada por el apilamiento de células parásitas en la microcirculación de diferentes órganos vitales, particularmente en la circulación cerebral (malaria cerebral), dañándolas.

Tratamiento contra la malaria

Cada año hay 500 millones de casos de malaria en el mundo con aproximadamente 1.3 millones de muertes. El 90% de los casos se encuentran en el África subsahariana, con un impacto devastador en la economía y el desarrollo social de la mayoría de los países afectados pero también podemos vernos afectados viviendo en países europeos, debido como hemos mencionado, a los viajes a África y a los territorios tropicales de modo que es importante la prevención y como no, el tratamiento.

Prevención contra la malaria

La protección contra las picaduras de insectos es la primera precaución que se debe tomar para prevenir la malaria.

  • Esto se puede hacer a través de una serie de hábitos de comportamiento (por la noche y por la mañana, usa ropa holgada que cubra las muñecas y los tobillos, en algunas áreas adopta el uso de mosquiteras que envuelvan la cama por la noche, mejor si están impregnados con insecticida) o mediante el uso de dispositivos químicos (repelentes para la piel)
  • La profilaxis farmacológica es un medio importante para evitar el riesgo de contraer malaria; el parásito, inoculado por el insecto vector, es destruido por este médico antes de que pueda ejercer sus efectos nefarios en el desafortunado individuo.

Para poder prescribir la profilaxis farmacológica más adecuada para cada viajero, es recomendable ponerse en contacto con un Centro especializado en enfermedades tropicales o, en cualquier caso, con un médico experto en ellas. La profilaxis farmacológica es estrictamente individual y puede variar no solo de persona a persona, sino también en función del país visitado, la duración de la estancia del viajero en el mismo, así como el período del año en que se realiza la estancia.

En cuanto a evitar la picadura del mosquito, tenemos que decir que esta en particular es atraída por las concentraciones de dióxido de carbono. Los colores oscuros atraen al insecto en cuestión que usa la picadura al atardecer y durante las primeras horas de la noche. Algunos perfumes o fragancias naturales pueden atraer mosquitos y causarles picaduras. Dentro de los hogares, la protección de ventanas con redes tratadas con insecticidas y el uso de mosquiteras impregnadas con insecticidas sobre las camas puede brindar una buena protección; además, el uso del aire acondicionado reduce en gran medida el riesgo de picaduras de insectos.

En cuanto a esos medicamentos que podemos tomar para prevenir y tratar la malaria tenemos que decir que los fármacos más utilizados son cloroquina (en áreas sin resistencia), cloroquina + proguanil, o mefloquina, doxaciclina o sulfadoxina-pirimetamina en áreas donde se encontró resistencia del parásito a la cloroquina. En las áreas endémicas, el control de la malaria se basa en el diagnóstico rápido y el tratamiento rápido de la persona infectada según los síntomas clínicos y en un diagnóstico microscópico, si es posible. Obviamente, se debe usar el fármaco activo contra el parásito local y la elección estará influenciada también por la resistencia presente en el área. La malaria cerebral o grave es mortal si no se cura y requiere hospitalización y tratamiento inmediatos con quinina clorhídrica intravenosa.

Debemos darle entonces a esta enfermedad la importancia que requiere, y tratarla cuanto antes sabiendo que al viajar a países donde está presente el mosquito que la transmite, estaremos en riesgo de contraer malaria.

Artículo de interés:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos