Escrito por Tendenzias

Medicamentos antimicóticos – Qué son, para qué sirven y efectos secundarios

Quizás todavía no sepas la importancia de los medicamentos antimicóticos, pero si supieras qué son exactamente seguramente los tendrías más en cuenta. Existen muchas maneras de mejorar nuestra calidad de vida cuando aparecen ciertos problemas de salud.

que-son-los-medicamentos-antimicoticos-canesfast-diario-avance

Los medicamentos antimicóticos están muy presentes en nuestro presente, no porque su uso haya aumentado con respecto a lo que ya se utilizaban, sino que su conocimiento por la sociedad ha aumentado y, por lo tanto, su uso.

Podemos encontrar varios tipos de medicamentos antimicóticos, dependiendo del tipo de infección que tengamos, pero para ello también es necesario tener claro qué son este tipo de medicamentos, para qué sirven y cuáles son sus funciones y si tienen o no efectos secundarios que nos puedan afectar.

que-son-los-medicamentos-antimicoticos-fungocop-laboratorios-fecofar

Qué son los medicamentos antimicóticos

El concepto de medicamentos antimicóticos engloba a todas aquellas sustancias capaces de impedir el crecimiento de hongos determinados, incluso provocando la muerte de estos. Esta muerte se provoca en aquellos hongos que representan o pueden representar algún tipo de enfermedad para el ser humano.
Es por ello que el uso y conocimiento de los medicamentos antimicóticos, o también conocidos como antifúngicos, es de una gran importancia para tratar muchas enfermedades. Pero tampoco podemos obviar que existen hongos que tienen unas características beneficiosas para nosotros y nosotras.

para-que-sirven-los-medicamentos-antimicoticos-fluconazol-laboratorios-generifar
Los hongos más beneficiosos son los que aparecen en la levadura del pan, los que se encuentran en la fermentación de los quesos, los vinos y las cervezas, entre muchos ejemplos. En este tipo de hongos, los medicamentos antimicóticos, no hacen efecto ni tampoco crean molestias para que sea necesario utilizarlos.

Para qué sirven los medicamentos antimicóticos

El objetivo que persiguen los medicamentos antimicóticos es eliminar diferentes tipos de hongos que surgen en la piel, los cuales suelen aparecer al estar en contacto con una persona que esté con algún hongo sin tratar.

Dependiendo del tipo de infección de hongos que tengamos, existe un tratamiento con un medicamento antimicótico distinto. Su principal función es aliviar rápidamente los síntomas principales de los hongos e ir disminuyendo su actividad hasta terminar con él.

para-que-sirven-los-medicamentos-antimicoticos-ketoconazol-foyer-farmacia-veterinaria

Debemos intentar evitar el uso excesivo o de dosis altas de este tipo de medicamentos antimicóticos porque, aunque consiga aliviar los síntomas, pueden causar algunos efectos secundarios.

Cómo funcionan los medicamentos antimicóticos

Los medicamentos antimicóticos tratan de destruir las infecciones que provocan y causan los hongos. Cada uno de los distintos tipos de hongos que existen atacan pequeños componentes del cuerpo humano que los medicamentos tienen que reparar.

Estos pequeños componentes que los medicamentos antimicóticos tienen como objetivo reparar, son las células de nuestro cuerpo. Dependiendo del medicamento que necesitemos, el proceso será distinto.

como-funcionan-los-medicamentos-antimicoticos-varios-izqmx
Por ejemplo, si en nuestro caso nos recetan como medicamento antimicótico “Clotrimazol”, en este caso funciona directamente en las infecciones de hongos y en su prevención futura. El uso de este medicamento provoca que se originen agujeros en las células que forman parte de la estructura de los hongos.

Estos agujeros que se crean, permiten que el medicamento antimicótico que seguiremos tomando, siga entrando en su interior y termine con él para que nuestra infección desaparezca y le cueste volver a desarrollarse en nuestro organismo.

Otro medicamento antimicótico que existe y nos puede ayudar para acabar con nuestra infección es la “Flucitosina”, utilizada para las infecciones más graves y más sistémicas. Su principal función es conseguir que, las células que forman los hongos, no se multipliquen ni crezcan más una vez se comienza con el tratamiento.

Efectos secundarios de los medicamentos antimicóticos

efectos-secundarios-de-los-medicamentos-antimicoticos-candidiasis-lengua.infocandidiasis
Cuando adquirimos un medicamento, ya sea un medicamento antimicótico o no, es siempre importante leer un el prospecto que acompaña al producto, ya que esto nos informa de todas las precauciones que debemos tener en cuenta y los posibles efectos secundarios que podemos padecer.
Los medicamentos antimicóticos podemos encontrarlos de cinco maneras: en cremas, aerosoles, líquido, champú y vía oral. Las cuatro primeras maneras no suelen provocar ningún tipo de efectos secundarios y bastante fácil de usar.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Algunas personas pueden padecer algún picazón, enrojecimiento o ardor y, en el caso de que sea de una gran gravedad, lo mejor que podemos hacer es parar el tratamiento con el medicamento antimicótico y acudir a nuestro médico para que nos diga qué debemos hacer, sobretodo si se trata de una infección vaginal.

Si, en nuestro caso, estamos tomando un medicamento antimicótico por vía oral, para infecciones de hongos que tienen lugar en zonas de nuestro cuerpo como las uñas o la candidiasis vaginal u oral, puede que tengamos una mayor probabilidad de tener algún tipo de efecto secundario, pero no mucho más que las formas de administración anteriores.

Los medicamentos antimicóticos se pueden comprar incluso sin receta debido a sus bajos efectos secundarios, pero es cierto que en algunas personas pueden provocar deficiencias en el hígado , por ejemplo. Aunque existen otro tipo de efectos secundarios menos graves.

Algunos de esos efectos secundarios que podemos padecer por los medicamentos antimicóticos son: dolores de estómago y pérdida de apetito, sensación de mareo, dolores de cabeza y diarreas. También es posible la aparición de dolor o molestias en articulaciones y/o músculos.

efectos-secundarios-de-los-medicamentos-antimicoticos-candidiasis-unas-blogger
Por último, existe otro tipo de medicamentos antimicóticos que se pueden suministrar a través de inyecciones. Este tipo de medicamento es el que más riesgo tiene y el que se utiliza en casos más graves de infección por hongos y cuando el resto de medicación no ha hecho efecto, ya sea por la resistencia del hongo o porque el cuerpo ha creado anticuerpos para los distintos tipos de medicamentos.

En este tipo de medicamento antimicótico, causa problemas graves y efectos secundarios graves como pueden ser náuseas intensas, vómitos, sarpullidos con sangrados, etc. Dependiendo de la situación en la que comencemos el tratamiento y el estado en el que se encuentre la infección, será más o menos efectivo el tratamiento y más o menos largo dicho proceso.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

También tenemos que tener en cuenta que al ser medicamentos antimicóticos que se administran por inyecciones, deben ser colocadas por personal sanitario, ya que nos podemos crear problemas en nervios o ponerlas en un lugar que no es el indicado y, por lo tanto, seguir con la infección intacta pensando que estamos solucionando algo.

Los antimicóticos son medicamentos que podemos tomar o aplicar cuando aparece una infección por hongos, pero tenemos que decir que existen varios tipos al respecto, así que será importante saber cuál tomamos.

Clases de antimicóticos

efectos-secundarios-de-los-medicamentos-antimicoticos-candidiasis-hombre-curar-los-hongos

Dependiendo del tipo de hongo o infección por hongo que estés sufriendo puede que el médico te recete un determinado antimicótico.

Anidulafungina

Para uso en el tratamiento de las siguientes infecciones por hongos: Candidemia y otras formas de infecciones por Candida (absceso intraabdominal y peritonitis), infecciones por Aspergillus y candidiasis esofágica.

También se considera un tratamiento alternativo para la canaidiasis orofaríngea.

Caspofungina

Para el tratamiento de la candidiasis esofágica y la aspergilosis invasiva en pacientes que son refractarios o intolerantes a otras terapias.

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

Voriconazol

Para el tratamiento de la candidiasis esofágica, la aspergilosis pulmonar invasiva y las infecciones fúngicas graves causadas por Scedosporium apiospermum y Fusarium spp.

Cetoconazol

Para el tratamiento de las siguientes infecciones fúngicas sistémicas: candidiasis, candidiasis mucocutánea crónica, candidiasis oral, candiduria, blastomicosis, coccidioidomicosis, histoplasmosis, cromomicosis y paracoccidioidomicosis.

Flucitosina

Para el tratamiento (en combinación con anfotericina B) de infecciones graves causadas por cepas susceptibles de Candida (septicemia, endocarditis e infecciones urinarias) y / o Cryptococcus (meningitis e infecciones pulmonares).

Micafungin

Para uso en el tratamiento de candidemia, candidiasis diseminada aguda y otras infecciones invasivas de Candida , así como candidiasis esofágica, y profilaxis de infecciones por Candida en pacientes sometidos a trasplante de células madre hematopoyéticas.

La micafungina también se utiliza como alternativa para el tratamiento de las candidiasis orofaríngeas y se ha utilizado con cierto éxito como terapia primaria o de rescate, sola o en combinación con otros antifúngicos, para el tratamiento de la aspergilosis invasiva.

Itraconazol

Para el tratamiento de las siguientes infecciones fúngicas en pacientes inmunocomprometidos y no inmunocomprometidos: blastomicosis pulmonar y extrapulmonar, histoplasmosis, aspergilosis y onicomicosis.

loadInifniteAdd(infinite_adv_4);

Posaconazol

Para la profilaxis de las infecciones invasivas de Aspergillus y Candida en pacientes de 13 años de edad o más, que corren un alto riesgo de desarrollar estas infecciones debido a ser inmunocomprometidos como resultado de procedimientos tales como receptores de trasplante de células madre hematopoyéticas (HSCT) versus enfermedad huésped (GVHD), o debido a neoplasias malignas hematológicas con neutropenia prolongada por quimioterapia.

También para el tratamiento de candidiasis orofaríngea, incluyendo candidiasis orofaríngea refractaria a itraconazol y / o fluconazol.

Criterio para el uso de antimicóticos

efectos-secundarios-de-los-medicamentos-antimicoticos-candidiasis-vaginal-infocandidiasis

Tras ver los distintos tipos de antimicóticos que nos podemos encontrar, es el médico quien decide cuál será el que vaya a recetarnos en función de nuestra infección por hongos.

No es recomendable que por voluntad propia nos auto-mediquemos con este tipo de medicamentos, ya que puede que acabemos extendiendo la infección o que no nos haga efecto.

Por otro lado, y según prescripciones médicas generales, el criterio para el uso de antimicóticos se podría determinar de la siguiente manera:

  • En pacientes graves el tratamiento se inicia con equinocandinas.
  • Cuando sean pacientes estables sin criterio de gravedad, se comenzará el tratamiento con fluconazol.
  • En los pacientes con infección de gravedad moderada, se iniciará tratamiento con una equinocandina y será sustituida por el fluconazol tras la mejoría clínica, o la identificación de la especie y su susceptibilidad.
  • La duración del tratamiento antimicótico suele ser de hasta 14 días después del último hemocultivo negativo, la resolución de los síntomas y signos de infección, en ausencia de lesiones metastásicas.

Resistencia a los antimicóticos

Medicamentos antimicoticos

Las infecciones por hongos que son resistentes al tratamiento son un problema emergente de salud pública, pero todos tienen un papel en la prevención de estas infecciones y la reducción de la resistencia antimicótica de modo que es importante poner remedio a dicha resistencia.

loadInifniteAdd(infinite_adv_5);

Algunas especies de hongos son naturalmente resistentes a ciertos tipos de medicamentos antimicóticos. Otras especies pueden ser normalmente susceptibles a un tipo particular de medicación, pero desarrollan resistencia en el tiempo como resultado de un uso antimicótico inapropiado, por ejemplo, dosis que son demasiado bajas o cursos de tratamiento que no son lo suficientemente largos.

Algunos estudios han indicado que los medicamentos antibacterianos también pueden contribuir a la resistencia a los antimicóticos; esto podría ocurrir por una variedad de razones, una de las cuales es que los antibacterianos reducen las bacterias en el intestino y crean condiciones favorables para el crecimiento de Candida . Todavía no se sabe si la disminución del uso de todos o de ciertos agentes antimicrobianos puede reducir las infecciones por Candida , pero el uso apropiado de agentes antibacterianos y antifúngicos es uno de los factores más importantes en la lucha contra la resistencia a los medicamentos.

Por ello es necesario que el médico controle la evolución del paciente y de su infección y tratar de evitar el consumo de medicamentos que podrían ser los que desarrollen esa resistencia a los antimicóticos.

Alternativas a los antimicóticos

Medicamentos antimicoticos alternativas

Por resistencia a los antimicóticos o sencillamente por no ser posible que tomemos este tipo de medicamentos, dado que quizás padecemos alguna enfermedad cuya medicación hace imposible la ingesta de antimicóticos, es buenos saber que tenemos alternativas al respecto.

De este modo, algunos alimentos pueden tener un efecto antimicóticos, como por ejemplo:

Yogur

Fuente importante de bacterias beneficiosas conocidas como probióticos que tienen Lactobacillus acidophilus, que se encuentra en el yogur con cultivos activos o vivos, también pueden prevenir las infecciones por hongos provocados por el uso de antibióticos.

loadInifniteAdd(infinite_adv_6);

Kéfir

Similar al yogur el kéfir cuenta también con propiedades probióticas y además cuenta con una levadura útil que puede ayudar a controlar y eliminar las levaduras dañinas en tu cuerpo.

El ajo

El ajo es un ingrediente habitual en nuestra cocina del que podemos sacar partido en lo que se refiere a sus propiedades antihongos de modo que es considerado también un buen fungicida.

Salmón

El salmón contiene ácidos grasos omega 3, que son grasas que necesitamos ya que ayudan a reducir la inflamación y estimular la función inmunológica.

Aceite de oliva extra virgen

El aceite de oliva también ayuda al cuerpo a absorber nutrientes solubles en grasa, como la antioxidante vitamina E y previene de las infecciones por hongos.

Especias antihongos

Existen además algunas especias que tienen función anti-bacteriana y anti-fungica como son la canela, el clavo de olor, la salvia y el orégano.

loadInifniteAdd(infinite_adv_7);

Artículo de interés: