Escrito por

Pruebas de esfuerzo

Muchas veces, si tenemos algún tipo de dolencia física es posible que el médico nos recomiende hacer la conocida como prueba de esfuerzo. Una prueba que nos medirá de qué modo trabaja nuestro corazón cuando realizamos un esfuerzo concreto y que os explicamos a continuación con detalle.

¿Qué es una prueba de esfuerzo?

Muchas son las personas sobre todo mayores que suelen quejarse de fatiga o de dolores en la zona del pecho. Para este tipo de situaciones y en el caso de tener que evaluar a un paciente tras sufrir una angina de pecho y cuál es su resistencia, se suele hacer la prueba de esfuerzo también llamada ergometría.

Prueba de esfuerzo

Esta es una prueba que implica un esfuerzo físico destinado a evaluar el comportamiento del sistema cardio-circulatorio durante la fatiga. En particular sirve para medir si con el aumento de la frecuencia cardíaca y la presión arterial bajo estrés aparecen signos electrocardiográficos o síntomas sugestivos o dolorosos que revelarían la obstrucción de las arterias coronarias, a saber, las arterias que irrigan el músculo cardíaco con sangre y oxígeno.

¿Cuánto dura una prueba de esfuerzo?

Las pruebas de esfuerzo estudian la adaptación fisiológica del organismo ante un incremento de la carga muscular externa y contribuyen a diagnosticar el paciente disneico y a valorar el grado de incapacidad o la respuesta al tratamiento.

La respuesta al esfuerzo puede hacerse a través de protocolos ergométricos complejos o mediante las pruebas de la marcha (walking test) o también en bicicleta.

Prueba de esfuerzo cuanto dura

Su duración es variable, el objetivo es llegar a una cierta tasa de corazón que es dependiente de la edad además de ser  también dependiente del grado de la formación, del comportamiento de la presión, por la aparición de cualquier síntoma o signo anormal en el electrocardiograma que sugiera suspender la prueba. En promedio, las personas capacitadas pueden correr o pedalear incluso durante 10-15 minutos, las personas menos capacitadas paran primero. Se debe calcular un tiempo total de 45-60 minutos calculando el tiempo requerido para la preparación y el tiempo requerido para descansar y esperar la respuesta.

Para hacer la prueba de esfuerzo, el paciente suele ser conectado a la máquina o cinta para caminar mediante electrodos que se aplican en el tórax y en la parte posterior para registrar el electrocardiograma y además se coloca una manga para la detección de presión en el brazo. La persona debe vestirse con ropa deportiva y zapatillas, después de una comida liviana consumida al menos 3-4 horas antes.

¿Quién y por qué debería someterse a la prueba de estrés?

La prueba es útil para el diagnóstico de la enfermedad cardíaca coronaria, o cuando la persona presenta dolor torácico indicativo de angina de pecho, o para evaluar la seguridad en la realización de actividades deportivas, para controlar el paso del tiempo, una cardiopatía isquémica conocida (por ejemplo, un infarto previo, cirugía de revascularización coronaria, angioplastia), para evaluar el comportamiento de la presión bajo estrés, para las investigaciones cardiológicas en los diabéticos, a veces para el estudio de algunas arritmias.

¿Quién no puede realizar la prueba?

Hay contraindicaciones absolutas como sufrir arritmias peligrosas, presión arterial muy alta, aneurisma aórtico, insuficiencia cardíaca, y contraindicaciones relativas tales como defectos valvulares, algunas arritmias o trastornos electrolíticos que podrían hacer que la prueba de esfuerzo sea del todo incompatible. También puede haber impedimentos físicos (dificultad para correr o pedalear, artritis severa, arteriopatía de las piernas) o impedimentos psicológicos.

Riesgos de la prueba de esfurzo

Una vez que se excluyen las contraindicaciones, el paciente es informado sobre en qué consiste exactamente en el examen y debe firmar el consentimiento informado para su ejecución. El consentimiento no elimina ninguna responsabilidad para el médico, pero muestra que el paciente ha sido completamente informado sobre los motivos de la ejecución de la prueba de esfuerzo, sobre los riesgos, sobre la solución de posibles complicaciones.

Los riesgos involucrados son la posible aparición de dolor anginoso, signos de isquemia coronaria, arritmias, o aumento excesivo de la presión. En realidad, son justo lo que se está buscando, de modo que no será coincidencia que la prueba de ejercicio sea “una prueba de provocación”. Por lo general, los síntomas que suelen sentirse son transitorios y no suelen acabar interrumpiendo el esfuerzo. Sin embargo, el examen debe ser realizado por médicos experimentados equipados con las herramientas adecuadas para enfrentar las complicaciones (medicamentos, oxígeno, desfibrilador). Las complicaciones graves y / o insolubles son muy raras, lo importante es evaluar bien las contraindicaciones absolutas y relativas a priori.

Alternativas a la prueba de esfuerzo

El estudio de las arterias coronarias y el corazón con isquemia coronaria pueden hacer uso de otras pruebas, tales como la ecocardiografía, especialmente si se lleva a cabo con medicamentos que causan el aumento de la frecuencia (eco de estrés), o la tomografía de las arterias coronarias, así como la angiografía coronaria, que es, a diferencia de la otra, un examen “invasivo”, que proporciona una breve hospitalización y la introducción de catéteres en el corazón y la administración del medio de contraste. Cada uno de los exámenes mencionados tiene ventajas y limitaciones, el cardiólogo que atiende es la persona más adecuada para dirigir al paciente individual hacia un método u otro de acuerdo con las variables clínicas individuales.

Los resultados de una prueba de esfuerzo

La respuesta o resultados de la prueba de esfuerzo contienen información detallada sobre la duración del ejercicio, la frecuencia y la presión máxima alcanzada, marcando cualquier anormalidad en el electrocardiograma que se recoge, así como la información sobre la capacidad y la tolerancia al esfuerzo realizado, el momento de la recuperación de frecuencia y la presión en comparación con los valores medidos antes de la prueba, por último, los resultados se sumaraán al diagnóstico del médico que ha solicitado la prueba de esfuerzo.

Prueba de esfuerzo resultados

El hecho de hacer una prueba de esfuerzo a cualquier paciente no indicará sin embargo, un resultado que sea determinante o definitivo. 

loadInifniteAdd(44636);

De este modo, no es una prueba que sirva para decir si el paciente está sana o enferma y, si está enfermo, cuánto y en qué puntos. Al igual que con todas las pruebas de diagnóstico, aún se pueden encontrar dudas, y los llamados falsos negativos (examen normal pero arterias coronarias enfermas) o falsos positivos (examen coronario deteriorado pero sano) pueden ocurrir. La experiencia y el buen sentido del médico podrán dirigir al paciente hacia más pruebas para llegar a la “certeza diagnóstica” y luego implementar la mejor terapia posible caso por caso.

Artículo de interés: