Escrito por

¿Qué es el Melasma? Causas y tratamientos

A estas alturas, seguro que has oído hablar del Melasma. Una afección que, si bien no es un problema serio de salud, si lo es estéticamente hablando. Para poner algo de luz sobre este asunto, te contamos qué es el Melasma: causas y tratamientos

¿Qué es el Melasma?

Lo primero es dejar claro qué es el Melasma. Se trata de un problema de la piel que, por desgracia, cada vez es más común en los seres humanos. El Melasma consisten en la aparición de manchas sobre la piel. Estas manchas no suponen un problema de salud, pero sí afectan sobremanera la estética de los afectados. Por tal motivo, conviene saber cómo evitarlos.

Conocer qué es el Melasma, supone saber el motivo de su nombre. De origen griego, melas significa oscuro y así son las manchas que aparecen en la cara. En concreto, marrones y grises. Unas manchas que dan aspecto de suciedad y falta de higiene a los afectados. Afectados que, curiosamente, son mayoritariamente mujeres. De hecho, se estima que cuatro de cada cinco afectados por Melasma son mujeres.

Otro problema derivado del Melasma es su predisposición genética. Según varios estudios, tener algún pariente con Melasma, dispara las posibilidades de que lo contraigamos.

El Melasma tiene tendencia a aparecer en la cara. Sobre todo en las mejillas, nariz y frente. No obstante, igual que aparece en otras partes de la cara, también puede hacerlo en otras zonas del cuerpo. Especialmente, en zonas expuestas al sol como hombros y cuello.

Lo menos malo de esta dolencia es que no supone riesgo alguno para la persona afectada, tan sólo una incomodidad estética que puede derivar en otras dolencias más severas como la depresión. Y es que un Melasma, en un momento dado, puede ser un duro golpe al autoestima. Todo dependerá de la zona en la que aparezca. A pesar de curarse por sí solo y con el tiempo, requiere de un tratamiento para que no deje señal. También conviene saber cuáles son las causas del Melasma.

Causas del Melasma

¿Cuáles son las causas del Melasma? Lo cierto es que no está claro el origen de esta dolencia. En los últimos años, se atribuye la aparición de estas manchas a los melanocitos. Se trata de las células que controlan la pigmentación de la piel que reaccionan al ser alteradas por determinados elementos. Estas son las causas del Melasma.

  • Sol – Los rayos ultravioleta del sol afectan de forma muy negativa a la melanina de la piel. Así, quienes estén expuestos con mayo frecuencia a los rayos del sol, corren más riesgo de desarrollar un Melasma. Para evitarlo, protector solar de forma habitual
  • Cosméticos – Hay determinados productos estéticos que pueden provocar una reacción en la piel. Esta reacción puede desencadenar un Melasma. Por tal motivo, cuando esto ocurra, debemos averiguar qué producto es el que hace reaccionar a la piel.
  • Enfermedades endocrinas – La diabetes mellitus puede ser causa de un Melasma. No es habitual pero algunas enfermedades endocrinológicas pueden derivar en Melasmas.
  • Estrés – Exactamente, el estrés no es algo que cause un Melasma, pero el estrés sí puede ser lo que empeore un Melasma. El problema es que un Melasma suele provocar mucho estrés.
  • Cambios hormonales – Cuando el Melasma aparece en una mujer embarazada, también se denomina cloasma gravídico. Se da por la alteración hormonal a la que se somete su cuerpo durante el periodo de gestación. Obviamente, en este caso, la medicación está prohibida, al menos hasta que termine el embarazo. También se puede dar en mujeres que, sin estar embarazadas, tienen las hormonas revolucionadas. Por ejemplo, tomando antinconceptivos cargados de hormonas.

Tratamientos contra el Melasma

Por último, repasamos los tratamientos contra el Melasma. No obstante, si quieres una información más detallada sobre esto, echa un ojo a este artículo tratamientos contra el Melasma. Encontrarás información ampliada y muy concreta sobre el Melasma y cómo acabar con él, sin que deje rastro. Mientras, aquí daremos ciertas nociones sobre los tratamientos contra el Melasma

No obstante, conviene saber que el tratamiento contra el Melasma más habitual es el tiempo. Es decir, las manchas tienden a desaparecer por sí solas, transcurrido cierto tiempo. A pesar de ello, no está de más ayudar a esta desaparición. Para ello, lo primero es diagnosticar el motivo del Melasma y tratarlo de forma correcta y concreta.

Y es que, muchos Melasmas no sólo no desaparecen con el tiempo, sino que se prolongan durante años. Hay pacientes a los que las manchas les acaban por acompañar toda la vida. Es un elemento antiestético que no es doloroso ni peligroso pero incomoda más de lo que cabe imaginar. Para intentar minimizarlos, estos son los tratamientos contra el Melasma.

  • Hidroquinona – Es el tratamiento más habitual en la mayoría de Melasmas. El principio activo básico contra esta enfermedad. Se encuentra con facilidad en farmacias y lo venden en crema, gel o loción. Eso sí, conviene acudir con receta médica, para que el producto que nos den tengan mayor concentración de hidroquinona que el vendido sin receta. Un producto que actúa durante la noche, atacando el exceso de pigmentación.
  • Corticosteroides – Es otro aclarador de la piel pero con el añadido de tener corticoides. Por tanto, debemos controlar que la concentración de corticoides sea baja, para evitar efectos secundarios. Es recomendable que el médico sea quien nos diga si usarlo o no.
  • Tetrinoína – La tetrinoína es otro aclarador, similar a la hidroquinona y los corticosteroides. De hecho, son complementarios y, en ocasiones, hay médicos que los prescriben de forma conjunta. Eso sí, en este caso, conviene que sea un facultativo el que nos diga cuándo y cómo usarlo. Hay algunos productos que combinan la hidroquinona, los corticosteroides y la tetrinoína
  • Exfoliación química – La exfoliación química es ya un paso más en el tratamiento del Melasma. Consistitía en una microdermoabrasión de las capas superficiales de la piel. El objetivo es eliminar la pigmentación excesiva. Obviamente, debe ser consentida por un dermatólogo, pues tiene riesgo de derivar en otras enfermedades
  • Láser – En este caso, la tecnología láser serviría para aclarar la piel, siempre que se aplique a baja potencia. Cada sesión debe estar controlada por el dermatólogo, quien dejaría entre 30 y 45 días entre sesiones. Además, se complementaría con alguna crema con hidroquinona, tetrinoína o corticosteroides.

También te puede interesar: