Escrito por

Sialoadenosis o sialosis

Seguramente jamás hemos oído hablar de una enfermedad llamada Sialoadenosis o Sialosis, ni siquierea seguramente sepamos en qué parte de nuestro cuerpo se puede desarrollar. Hoy en nuestro blog de medicina, hemos querido guardar un espacio a esta enfermedad, donde el exceso de salivación es una de las consecuencias directa. Hoy vamos a conocer la Sialoadenosis o sialosis, qué es, qué lo causa o qué síntomas manifiesta.

Qué es la Sialoadenosis o Sialosis

Realmente el término sialoadenosis no es una enfermedad sino un conjunto de enfermedades relacionadas con alteraciones metabólicas y secretoras, o lo que es lo mismo, una reacción de las glándulas salivares ante distintas enfermedades endocrinas como pueden ser la diabetes tipo II, el hipotiroidismo o una disfunción gonadal.

Algunas veces es el resultado o la respuesta a una situación de malnutrición. En casos como el de anorexia nerviosa o en enfermedades en la que el tratamiento es con medicamentos hipotensores o psicofármados, se presenta como una hinchazón parotídea recurrente y bilataeral.

Por lo tanto, la podemos definir como el aumento de tamaño de las glándulas salivares, de carácter no infeccioso ni tampoco tumoral o cancerígerno. La glándula que se suele ver afectada en la mayoría de los casos es la parótida, aunque no es la única ya que aunque en menor frecuencia también se pueden ver afectadas tanto las glándulas salivares menores como la submaxilar.

Causas de la Sialoadenosis o Sialosis

La sialadenosis en la mayoría de los casos parece responder a un tipo de trastorno del metabolismo, en lo que las alteraciones o trastornos hormonales parece propiciar su aparición. Trastornos del estilo del climaterio, diabetes, déficit de hormonas, etc. Existen distintos factores que siempre o casi siempre confluyen, estos factores son:

    • Endocrinos
      • Nutricionales
        • Cualquier trastorno que afecta a la digestión de los alimentos o a su absorción durante un periodo prolongado de tiempo puede producir sialosis. Además la malnutrición también contribuye a la sialosis.
        • La Bulimia y la anorexia nerviosas
        • La fibrosos quística y la pancreatitis
        • La desnutrición, la pelagra
      • Metabólicos
      • Inflamatorios
      • Autoinmunes
      • Drogas o alcohol
        • Hay una amplia gama de fármacos que pueden inducir la sialosis, entre ellos los agentes anti hipertensivos.
        • El abuso de alcohol, los fármacos para tratar la cirrosis hepática. Se ha descrito que entre un 30-80% de los pacientes con cirrosis alcohólica tienen sialosis.
        • Los simpaticomiméticos como la siprenalina.

Las glándulas salivares

Las glándulas salivares son glándulas que además poseen un conducto excretor por el que pueden expulsar sustancias a través de cavidades naturales al exterior, forman parte del sistema digestivo. Son las que se encargan de producir la saliva que se vierte directamente a la cavidad bucal.

Esta saliva es un líquido que carece de color y con una consistencia un tanto viscosa o mucosa, está compuesta de proteínas, hidratos de carbono, electrólitos, células epiteliales, leucocitos y glucoproteínas.

La función de la saliva es fundamental, primero humedeciéndo los alimentos a la vez que da comienzo la digestión gracias a las enzimas presentes en la saliva que se encargarán de los carbohidratos. Con la saliva envolvemos el bolo alimenticio humedeciéndolos y ablandándolo, una gran ayuda en la deglución, es decir en el proceso de tragado.

La boca, está recubierta de una mucosa, tanto en la lengua como en el paladar están flanqueadas por glándulas de tipo individual que son las que se encargan de humedecer y lubricar las superficies de la boca. Estas glándulas son las glándulas salivares menores, pero no son las única ya que si hay glándulas salivares menores, también existen glándulas salivares mayores, estas están dispuestas en tres pares y son:

      • Parótida
      • Submandibular
      • Sublingual

La Parótida

La Sialoadenosis o Sialosis, es una enfermedad o trastorno cuyo origen es incierto, no se sabe exactamente que es lo que lo causa o el porqué se llega al agrandamiento de estas glándulas salivares, aunque si que es cierto que en la mayoría de los casos esta inflamación se debe a las glándulas parótidas.

Este tipo de agrandamiento o hinchazón no tiene ningún carácter maligno y en la mayoría de los casos se reduce a las glándulas parótidas y pocas veces afecta a otros tipos de glándulas como las salivares menores.

loadInifniteAdd(44636);

La glándula salival más grande es la parótida, está localizada debajo del arco cigomático, detrás de la mandíbula. Esta glándula posee un conducto llamado  conducto parotídeo que cruza sobre el músculo masétero, atraviesa el músculo buccinador y llega hasta la boca, por la parte superior a la altura del segundo molar.

Síntomas de la sialoadenosis o sialosis

Como ya hemos visto, la sialoadenosis o sialosis es la producción excesiva de la saliva. La boca se llena de saliva, lo que provoca un espesamiento de ésta y en algunos casos, mal olor.

Los síntomas más comunes son:

      • Babeo, cuando la saliva fluye fuera de la boca.
      • Aumento de la salivación
      • Aumento de la deglución
      • Vómitos y náuseas

Podemos llamar sialorrea al babeo de los bebés, algo muy común y es la consecuencia de un déficit en el control muscular.

De todas formas, se deberá consultar con el médico cuando este exceso de salivación no tiene un motivo claro, cuando provoca náuseas o incluso sensación de ahogo o bien si el proceso produce fiebre, dificultad para respirar o la cabeza se inclina hacia un lado o tiene una posición rara.

Tratamiento para la Sialoadenosis o Sialosis

Realmente no existe un tratamiento para tratar la sialoadenosis si no es tratar la afección que lo provoca. No obstante existen ciertos hábitos que podemos tener y que pueden paliar en lo posible, las molestias que originan.

loadInifniteAdd(44637);

Ingerir alimentos que no potencien la secreción salivar, cepillar los dientes en cuanto notemos una mayor secreción de saliva, masticar chicle o comer caramelos también permite la deglución de una saliva excesiva.

En algunos casos, sobre todo cuando se trata de afecciones base como la anorexia nerviosa o la bulimia, que será necesario pasar por quirófano pero por fines estéticos, únicamente.

También te puede interesar:

La hinchazón de la cara no es plato de gusto para nadie, por lo que es normal que nos preocupemos, aunque como hemos visto la mayoría de las veces se trata de un trastorno hormonal. Si te interesan estos temas, en blogmedicina hemos querido destacar unos enlaces de nuestra página que también te interesarán.