Escrito por Tendenzias

Síntomas y tratamiento de la Mononucleosis

La Mononucleosis es una enfermedad viral cuya vía de transmisión más común es a través de la saliva, por esta razón se la conoce como la “enfermedad del beso”. Se trata de un padecimiento infeccioso que tiene una remisión espontánea en el lapso de 2 a 4 semanas.

mononucleosis

El grupo donde la incidencia es mayor está en los adolescentes de 14 a 17 años. Con síntomas similares a los de una gripe común pero con una duración más prolongada, debe siempre consultarse con el especialista y no automedicarse.

La Mononucleosis en la mayoría de los casos es provocada por el virus Epstein-Barr (VEB), existen también informes sobre otro virus que puede causar síntomas similares que el Citomegalovirus. La mayor parte de los contagios suele darse a edades tempranas, pero el grupo de mayor riesgo de contraerla es que se encuentra entre los 14 a 17 años.

Los síntomas son muy similares a los de una gripe, con una duración mayor, como ser fiebre, dolor de garganta y ganglios linfáticos inflamados a lo que se suma una secreción de color blanco en las amígdalas.

Es conveniente consultar al especialista ante la aparición de esta sintomatología, sobre todo si se presenta un cuadro de fatiga o debilidad durante más de una semana. Un análisis de sangre ayuda a un diagnóstico certero dado que se encontrarán ciertas particularidades en la forma de los glóbulos blancos.

Por lo general el médico recetará medicamentos con el objeto de lograr una disminución de los síntomas, y que además ayudarán al paciente a estar mejor hasta tanto el organismo elimina el agente infeccioso. El reposo y beber líquidos en forma abundante para ayudar a que la fiebre ceda en los primeros días siendo una de las formas de aliviar el cuadro.

Los ganglios inflamados disminuirán su tamaño en un plazo de aproximadamente unas 4 semanas, pero la fatiga puede continuar durante algunos meses. En situaciones excepcionales pueden darse complicaciones como un gran aumento en el tamaño del bazo o del hígado, situaciones que por lo general se observan en personas mayores de 35 años. Sin embargo, en la mayoría de los casos la recuperación es favorable y no tiene complicaciones.