Escrito por

Tabique de la nariz desviado | Síntomas, consecuencias y tratamiento

La nariz además de ser el apéndice por el que obtenemos el aire para respirar, también forma parte de los rasgos o fisionomía de nuestra cara. Una nariz torcida además de proporcionarnos un aspecto que posiblemente, nos disguste, puede provocar problemas de carácter respiratorio como puede ser sinusitis, dolores de cabeza o hemorragias nasales repentinas. Hoy vamos a dedicar nuestro artículo al tabique de nariz desviado, conozcamos cuáles son sus síntomas, consecuencias, causas y que tratamientos son los más indicados, todo resumido en un artículo al que hemos titulado Tabique de la nariz desviado | Síntomas, consecuencias y tratamiento.

Qué es el tabique nasal

Es la pared que que divide la nariz en dos mitades, el orificio derecho de la nariz y el izquierdo.  Se compone de un estructura formada por cartílago y recubierto por piel, es firme pero a la vez flexible. En teoría este tabique nasal debería dividir los senos nasales en pasillos de igual tamaño y forma, pero no siempre es así.

Se estima que un 80% de los tabiques nasales no están exactamente en el centro de la nariz, esta condición se conoce como ‘tabique desviado’, aunque no siempre la desviación se puede apreciar a veces es tan pequeña que puede pasar desapercibida.
Los problemas puede aparecer cuando el tabique nasal está bastante desviado de la línea media. El síntoma más común de que puede estar desviado es que hay dificultades para respirar por la nariz. Los síntomas son peores en un lado que en el otro.
desviacion-tabique-nariz2
A veces se producen en el lado opuesto a la curva. En algunos casos el tabique desviado puede interferir en el drenaje de los senos paranasales lo que favorece las infecciones de sinusitis de manera crónica.

Causas del tabique nasal desviado

Tener el tabique nasal desviado no tiene porqué ser producto de un golpe, también puede ser una cuestión genética, aunque en la mayoría de los casos, el traumatismo es el principal responsable de la desviación de tabique. Los golpes producidos durante nuestra infancia, cuando la nariz es mucho más flexible y muchas veces un golpe puede pasar desapercibido para la mamá.

A medida que vamos creciendo, la nariz también crece y el golpe que hemos recibido de pequeños comenzará a hacerse mucho más visible y si el golpe acarreó una deformidad ahora, en la adolescencia, comenzará a hacerse evidente.

Los golpes o traumatismos en la nariz pueden producirse tanto por la parte externa de la nariz como en el tabique nasal, provocando luxaciones o fracturas, dañando tanto  el hueso como el cartílago.

La nariz quizás sea la parte de nuestra cara que más golpes recibe, la situación de ésta dentro del conjunto de la cara, la hacen principal receptora de golpes y accidente. De todas las posibles fracturas, por accidente laboral, deportes o incluso una pelea, los accidentes de tráfico son los que provocan mayores daños en el tabique nasal. Siempre que se produzca por culpa de un traumatismo, será muy importante tratar la desviación del tabique en la edad infantil, con el fin de evitar posibles obstrucciones respiratorias en la edad adulta.

Los traumatismos en el tabique nasal producido durante la edad de desarrollo puede afectar a la formación de los huesos y/o cartílagos de la nariz, un daño que puede incrementarse al finalizar el desarrollo. La flexibilidad de la nariz en los niños pueden esconder tanto fracturas en el tabique como curvaturas o dobleces en los cartílagos que provocarán en su etapa adulta una importante desviación.

El paladar también puede ser causa de la desviación del tabique nasal. Cuando el paladar no se desarrolla correctamente debido a distintas causas como puede ser por culpa de la salida de los dientes definitivos de forma anormal, mal desarrollo de los senos nasales, chuparse el dedo constantemente durante la edad infantil, vegetaciones o mantener la lengua presionando  el paladar constantemente, pueden acarrear una desviación de tabique nasal.

Síntomas del tabique nasal desviado

Cuando el tabique nasal está en la posición correcta, al respirar, el aire que entra por la nariz o aire inspirado penetra por la cavidad nasal y a través de la laringe, pasa a los pulmones. Cuando  el tabique nasal está desviado, el aire que entra por la nariz no pasa bien por la cavidad nasal, ya que choca con la estructura nasal que ahora se encuentra desviada.

El principal síntoma e inmediato es una mala respiración, la sensación de falta de aire y una sensación de ahogo cuando intentamos respirar como normalmente lo hacíamos y la sensación de entrada de aire es de ser insuficiente.

Cuando el aire choca contra las estructuras desviadas dela nariz, se producen pequeñas “turbulencia”, producto de la corriente que se produce al chocar el aire contra la estructura interna de la nariz.

Como consecuencia de una desviación de tabique es, falta de aire al respirar, dolores de cabeza, sequedad en la nariz, posibilidad de ronquidos al dormir, falta de olfato, posibilidad de hemorragias nasales espontáneas, posibilidad de coger mayor número de catarros, costras en el interior de la nariz y en casos más graves, puede producir sinusitis.

Tratamiento para el tabique nasal desviado

Todos los tratamientos sólo pueden ir dirigidos a enderezar el tabique nasal, no existen métodos paliativos, ya que lo que necesitamos es despejar el conducto nasal para que el aire fluya perfectamente. La única solución por lo tanto es la cirugía.

Dentro de la cirugía nasal, la corrección de tabique se puede realizar por medio de dos técnicas distintas, operación abierta o cerrada.

En las operaciones abiertas, se realiza una incisión en la ternilla de la nariz, justo en la separación de las dos fosas nasales. Con las operaciones abiertas se levanta la parte superior de la estructura nasal, teniendo una visión superior de la zona a operar, es decir, una visión directa.

Tipos de operación abierta

En las operaciones abiertas, el proceso de recuperación es un poquito más lento, además de quedar una pequeña cicatriz que en el momento de la cicatrización, será imperceptible.

En las operaciones cerradas, toda la cirugía se realiza a través del orificio nasal. Por lo que al no haber ningún tipo de incisión, la recuperación se más rápida y no deja ningún tipo de cicatriz.

El tratamiento va dirigido a enderezar el tabique nasal, de manera que se restablezca la buena respiración por la nariz, y es quirúrgico. Existen dos tipos: operaciones abiertas o cerradas.

Operación Cerrada

Con ambas técnicas se podrá actuar tanto en la ternilla como en el hueso y el resultado será prácticamente el mismo, simplemente será el cirujano el que evalúe cuál es la técnica a seguir más recomendada tras estudiar cada caso particular.

En cuanto a la anestesia que se utilizará durante la intervención, será anestesia general debido a la incomodidad de la operación, aunque ésta no es muy larga, siendo el promedio estimado entre treinta y sesenta minutos.

Lo primero que sentirá el paciente al despertar es la obstrucción de ambos orificios nasales, ya que éstos deberán permanecer taponados para mantener el tabique, que ha sido enderezado, lo más recto posible, de esta forma se consigue evitar las temibles hemorragias nasales, que bajo ningún concepto deseamos.

Estos tapones los llevará el paciente durante 3 días aproximadamente, pasado este periodo se retiran y el paciente podrá comenzar a respirar por ambas fosas nasales. No os preocupéis si al principio os cuesta respirar, es normal, tras una operación la zona tratada estará inflamada y llena de costras.

Según van pasando los días, la inflamación remitirá y las costras irán desapareciendo, por lo que en unas semanas, todo habrá pasado a un recuerdo y disfrutaremos de una nueva nariz, más atractiva y funcional.

Consecuencias del tabique desviado

Dolor de cabeza

Estos problemas pueden darse cuando la desviación es ya notable, como antes comentaba, no si la desviación es ínfima. Entre los problemas que puede acarrear el tabique desviado o torcido están:

  • Sufrir infecciones frecuentes como la sinusitis
  • Dificultad para respirar, que se bloquee alguno de los senos nasales
  • Congestión nasal, a veces solo en un lado de la nariz
  • Hemorragias frecuentes en la nariz
  • Dolor facial, dolor de cabeza, goteo retronasal
  • Ronquidos y respiración ruidosa (sobre todo en niños pequeños y bebés)

Diagnostico del tabique desviado

Generalmente acuden al médico personas que tienen infecciones frecuentes, ronquidos, congestión nasal habitual y ahí se detecta que el paciente puede tener el tabique nasal desviado. El médico pregunta al paciente si ha tenido algún golpe en la zona de la nariz, o si ha tenido alguna cirugía en la nariz. Se hace un examen de la apariencia general de la nariz y la posición del tabique nasal. Se usa para esto una luz brillante y un espéculo nasal para poder inspeccionar la superficie interior de cada fosa nasal.
Si tener el tabique desviado está causando problemas como la sinusitis crónica, o  sangrados nasales frecuentes, el médico pude aconsejar la cirugía como tratamiento, aunque no en todos los casos se recurre a la cirugía.

La septoplastiaimage

La cirugía para corregir el tabique nasal se llama septoplastia. El procedimiento se realiza a través de las fosas nasales, así que no se producen moratones o signos externos de la cirugía. En muchas ocasiones la septoplastia se acompaña con una rinoplastia que es una intervención que cambia la apariencia externa de la nariz (una de las operaciones de estética más comunes).
La septoplastia dura sobe una hora y media, dependiendo de la desviación. Se puede hacer con anestesia general o local y suele realizarse de forma ambulatoria.

También te puede interesar:

En blogmedicina queremos que te mantengas al corriente de las nuevas tecnologías y estudios en cuanto a salud se refiere, por este motivo hemos seleccionado unos enlaces de nuestra página que seguro os interesará.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos