Escrito por

Uso de los “stents”

st.jpg

Varios estudios han demostrado la gran eficacia de las angioplastias con ‘stents’ para recuperar el flujo sanguíneo tras un infarto de miocardio.

La apertura de la arteria obstruida con la ayuda de un catéter y la implantación de una malla de acero (el ‘stent’, con o sin fármacos) para mantener el aporte sanguíneo parece ser una buena opción cuando la vida del paciente corre peligro.

Sin embargo, se ha extendido el empleo de esta técnica para prevenir eventos coronarios en pacientes que presentan una obstrucción arterial, aunque su situación no sea de extrema gravedad. Muchos especialistas consideraban que esta opción era más efectiva que tratar al paciente solamente con una terapia farmacológica.

Precisamente esto último es lo que parece desmentir el trabajo, presentado en el Congreso del Colegio Americano de Cardiólogos y que se ha publicado en una edición especial ‘on line’ de la revista ‘New England Journal of Medicine’.

“La intervención percutánea coronaria (angioplastia con ‘stent’) no reduce el riesgo de muerte, infarto de miocardio u otros eventos cardiovasculares graves”, explican los autores de este trabajo, dirigido por William E. Boden, del Buffalo General Hospital (Nueva York).

Lo más interesante
Publicidad
Top 6
artículos
Síguenos